Bookmark and Share
Martes, Septiembre 30, 2014
   
Text Size

Cambios Semanas Tras Semanas

Primer Trimestre

Semana 4. Cambios en el bebé

A la vez que la mujer se hace a la idea de que va a tener un hijo, comienza la división celular a partir del óvulo fertilizado. Es decir, se implanta en un lado del útero y se divide en capas de células, convirtiéndose en un embrión. Las capas en un futuro se desarrollarán en diferentes partes del cuerpo, como el esqueleto, el sistema nervioso, los músculos y los órganos vitales. El embrión, al final de esta semana, tiene un tamaño de 1 milímetro.

Cambios en la mujer

Se inicia la formación de la placenta, que es un órgano en forma de disco que une la corriente sanguínea de la madre con la del feto, sirviendo de sistema de sustentación. Durante esta semana comienza a formarse y se adhiere a la pared del útero en el punto de implantación. El cordón umbilical aparece de un lado de la placenta. El líquido amniótico, que amortiguará los movimientos del bebé durante toda la gestación, ya está formándose dentro de un saco, también conocido como las membranas.

La mujer embarazada se habrá dado cuenta de que no le ha venido la regla ese mes. También, aunque parezca raro es totalmente normal, pueden aparecer pequeñas manchas de sangre, causadas por la implantación del óvulo fertilizado en el útero.

Si se quiere estar totalmente segura de que se está embarazada el resultado de la prueba de embarazo debe ser positivo, debido a la hormona hCG que fabrica la recién formada placenta. Esta misma hormona es en gran medida la responsable de las náuseas, denominadas "matutinas", que muchas mujeres experimentan durante el primer trimestre de la gestación.

Cuidado con las Medicinas

Se debe saber que medicinas son seguras para combatir la tos, los resfriados y las alergias estando embarazada. Hay que evitar los descongestionantes, los antihistamínicos y los medicamentos que contengan PPA (fenilpropanolamina). Algunos remedios contra el resfriado contienen hasta un 25% de alcohol, por lo que deben evitarse. Para asegurarse debe consultar siempre a su médico antes de tomar cualquier medicamento, incluso los que pueden adquirirse sin receta.

Semana 5 Cambios en el bebé

La placenta, que comenzó a formarse la semana pasada, y el principio del cordón umbilical ya transportan los nutrientes esenciales desde el cuerpo de la madre hasta el embrión, entre ellos el oxígeno, los aminoácidos, las grasas y los azúcares.

Una de las capas de células especializadas va creando el tubo neural, que en un futuro se convertirá en la columna vertebral y el cerebro. Es importante que el tubo neural se forme correctamente porque si no puede aparecer la espina bífida (una complicación que impide que la médula espinal se cierre por completo) u otros trastornos similares. Aunque hay pocas posibilidades de que el bebe tenga la espina bífida (sólo aparece en uno de cada 1.000 nacimientos), se puede reducir esta probabilidad más tomando un mínimo de 400 microgramos diarios de ácido fólico (también sirve para los defectos de nacimiento relacionados con la médula espinal es. Lo ideal es comenzar a tomarlo antes incluso de la concepción, consulte con su médico.

De momento el corazón es un solo tubo cuyos latidos son escasos y descoordinados, haciéndose más regulares semana a semana.

El tamaño del embrión oscila entre 2 mm.

Cambios en la mujer

En el aspecto físico, lo más común es que tenga síntomas similares a los que experimenta poco antes de la menstruación. A menudo se sufren dolores lumbares y una especie de dolores menstruales. Es bueno darse un descanso y cuidarse un poco, tomando un baño templado (no caliente), escuchando música relajante o echarse una pequeña siesta.

Al estar creando una vida en el interior se debe cuidar al máximo. Si no lo ha hecho ya, hay que dejar los hábitos perjudiciales, como el tabaco, el alcohol o las drogas.

Muchas mujeres se preguntan cuánto deben comer de más, ya que ahora deben alimentar al bebe, eso no significa comer el doble. La mayor parte de las mujeres gestantes no necesitan más que unas 300 calorías adicionales diarias (un sándwich o dos vasos de leche semidesnatada, por ejemplo).

Semana 6 Cambios en el bebé

El tubo neural, que comenzó a formarse la semana pasada, empieza a cerrarse sobre lo que en un futuro será la médula espinal del bebé.

El embrión parece un pequeño renacuajo, pero ya comienzan a desarrollarse pliegues de tejido en su parte superior, que formarán la barbilla, las mejillas y la mandíbula. Las partes que se transformarán en los ojos y la nariz comienzan a sobresalir, y la estructura del oído interno crece hacia adentro.

El pequeño tubo cardíaco, que se formó la semana pasada sirviendo de corazón, sigue su desarrollo mientras transformándose en cuatro primitivas cavidades, comenzando a latir como un minúsculo tambor.

Empiezan a tomar forma otros órganos vitales, como el hígado, los riñones y los pulmones. Estos son unos tubitos que comienzan a desarrollar unas estructuras en forma de bolsas. Todavía les falta mucho para poder recibir aire.

El embrión sigue creciendo y ya mide alrededor de 2,5 milímetros.

Cambios en la mujer

El cuerpo experimenta cambios a principios del embarazo, y aunque estos sean emocionantes, pueden ser a veces difíciles de soportar. Cada uno de estos síntomas aparece por una razón, por ejemplo, puede que tenga los pechos sensibles y le duelan. Esto se debe al aumento del riego sanguíneo, ya que están preparándose para la lactancia. Una ayuda puede ser llevar siempre un sujetador cómodo, incluso por la noche.

Otro problema puede ser el estreñimiento, debido a que las cantidades de la hormona progesterona aumentan, ralentizando el funcionamiento del tracto digestivo. Para reducir este problema, es buen hacer ejercicio de manera regular, manteniendo una dieta equilibrada, con gran cantidad de alimentos de alto contenido en fibra, como fruta, verdura y cereales integrales. También es bueno beber más agua, un mínimo de ocho vasos diarios.

También pueden aparecer dolores de cabeza debido a la fatiga, la tensión, el hambre y el estrés físico o emocional. Por eso es conveniente darse un descanso de vez en cuando, y tomarse un tiempo de relajación.

Como ya se ha comentado en las semanas anteriores, alrededor del 70% de las mujeres embarazadas sufren algún tipo de náuseas matutinas, sobre todo durante el primer trimestre. El desencadenante de estas náuseas es la hormona del embarazo (hCG), que comienza a secretarse desde el momento de la implantación del óvulo.

Es bueno tener una actitud positiva, ya que las náuseas del embarazo por lo general desaparecen después de los primeros 3 ó 4 meses de embarazo. Para ayudar a minimizar las náuseas, se puede tratar de:

·         Evitar comidas abundantes; en vez de esto, tomar un refrigerio cada hora o cada 2 horas durante el día y tomar mucho líquido.

·         Ingerir algunas galletas o tostadas secas antes de levantarse, incluso antes de bajarse de la cama en la mañana.

·         Tomar un pequeño refrigerio a la hora de acostarse y también al levantarse para ir al baño durante la noche

·         Consumir alimentos con alto contenido en proteínas y carbohidratos complejos como la mantequilla de cacahuete con rebanadas de manzana o apio, nueces, galletas, queso, leche, requesón y yogurt. Se deben evitar los alimentos con alto contenido de grasa y de sal, pero bajos en nutrientes.

·         Comer productos que contengan jengibre (de efectividad comprobada contra las náuseas del embarazo) tales como té de jengibre, dulces de jengibre y bebidas gaseosas de jengibre.

Algunos otros consejos:

·         Consumir alimentos blandos como gelatina, caldo, gaseosa de jengibre (ginger ale) y galletas salinas para relajar el estómago.

·         Se aconseja tomar vitaminas prenatales en la noche. Incrementar la vitamina B6 en la dieta, consumiendo granos enteros, nueces, semillas y legumbres. Se recomienda consultarle al médico acerca de la posibilidad de tomar suplementos de esta vitamina.

·         Mantener los cuartos bien ventilados para reducir los olores.

·         Eliminar el consumo de cigarrillos directa e indirectamente.

Semana 7 Cambios en el bebé

La semana pasada comenzó a dividirse el cerebro, en tres estructuras diferentes. Ahora comienzan a formarse las manos y los pies, con pequeños dedos palmeados. El final de la columna, que parecía un rabito comienza a desaparecer.

A la vez se van creando los intestinos, pasando uno de sus anillos centrales al cordón umbilical porque no hay bastante espacio en el abdomen. Aunque parezca increíble, desde ese instante, los intestinos trabajan ya eliminando los desechos del cuerpo. Cuando pase un mes, al haber crecido el bebe y tener más espacio en la barriga, los intestinos saldrán del cordón y se colocarán en su sitio.

Y el sistema nervioso también está ya formándose, comunicándose con los músculos mediante pequeños e imperceptibles movimientos.

El bebe tiene la forma y tamaño de un cacahuete grande, pesando alrededor de 0,25 gramos y con una longitud de 7 a 17 milímetros.

Cambios en la mujer

Es el momento de ir al médico de cabecera o comadrona (si no se ha ido antes) a contarle la noticia. Se sabe que las mujeres que comienzan a recibir asistencia prenatal en los tres primeros meses tienen un embarazo más fácil y bebés más sanos que las que empiezan más tarde. Es importante que sea quien sea la persona que la trate a lo largo del embarazo, tenga confianza en su filosofía y sus métodos.

Lo común es que citarse mensualmente con el médico o comadrona hasta el séptimo mes (semana 28). A partir de ahí, las visitas suelen pasar a cada dos semanas, hasta la semana 36, que será semanalmente hasta el momento del parto (40 semanas). En estas visitas podemos realizar todas las preguntas y dudas que tengamos, sean pequeñas o grandes, y sin ninguna vergüenza. Es bueno anotarse las preguntas que vayan surgiendo entre las visitas para no olvidarse ninguna.

En esta primera visita prenatal, el médico le hará un análisis de sangre. Entre otras finalidades, este análisis se realiza para comprobar si sus glóbulos rojos contienen una determinada proteína: el factor Rhesus (Rh). Si usted es Rh negativo y el padre es Rh positivo, es posible que el niño sea Rh positivo. En ese caso, su cuerpo podría fabricar anticuerpos contra el Rh positivo del feto, con graves consecuencias para la salud de éste.

En algunos casos puede ser necesario un tratamiento y pruebas adicionales, quizás en una fase temprana de la gestación. Pero lo normal, para evitar que esto suceda, es administrar a la futura madre una inyección que contiene una sustancia llamada 'anti-D' si tiene pérdidas de sangre por cualquier causa durante el embarazo, o si se realiza alguna técnica invasiva como la amniocentesis.

Muchos médicos recomiendan administrar una dosis a las madres primerizas alrededor de la semana 28. Así se neutralizan los glóbulos rojos del bebé que puedan pasar a la corriente sanguínea de la madre. Si el bebé es Rh positivo, también se administra una dosis después del parto para proteger futuras gestaciones.

Como hemos comentado anteriormente, es normal sentirse cansada, ya que es un síntoma normal de principios del embarazo. Para evitarlo lo mejor es llevar una vida lo más sana y relajada posible: comer bien, descansar mucho y hacer algo de ejercicio.

Semana 8 Cambios en el bebé

La semana pasada comenzó a dividirse el cerebro, en tres estructuras diferentes. Ahora comienzan a formarse las manos y los pies, con pequeños dedos palmeados. El final de la columna, que parecía un rabito comienza a desaparecer.

A la vez se van creando los intestinos, pasando uno de sus anillos centrales al cordón umbilical porque no hay bastante espacio en el abdomen. Aunque parezca increíble, desde ese instante, los intestinos trabajan ya eliminando los desechos del cuerpo. Cuando pase un mes, al haber crecido el bebe y tener más espacio en la barriga, los intestinos saldrán del cordón y se colocarán en su sitio.

Y el sistema nervioso también está ya formándose, comunicándose con los músculos mediante pequeños e imperceptibles movimientos.

El bebe tiene la forma y tamaño de un cacahuete grande, pesando alrededor de 0,25 gramos y con una longitud de 7 a 17 milímetros.

Cambios en la mujer

Es el momento de ir al médico de cabecera o comadrona (sino se ha ido antes) a contarle la noticia. Se sabe que las mujeres que comienzan a recibir asistencia prenatal en los tres primeros meses tienen un embarazo más fácil y bebés más sanos que las que empiezan más tarde. Es importante que sea quien sea la persona que la trate a lo largo del embarazo, tenga confianza en su filosofía y sus métodos.

Lo común es que citarse mensualmente con el médico o comadrona hasta el séptimo mes (semana 28). A partir de ahí, las visitas suelen pasar a cada dos semanas, hasta la semana 36, que será semanalmente hasta el momento del parto (40 semanas). En estas visitas podemos realizar todas las preguntas y dudas que tengamos, sean pequeñas o grandes, y sin ninguna vergüenza. Es bueno anotarse las preguntas que vayan surgiendo entre las visitas para no olvidarse ninguna.

En esta primera visita prenatal, el médico le hará un análisis de sangre. Entre otras finalidades, este análisis se realiza para comprobar si sus glóbulos rojos contienen una determinada proteína: el factor Rhesus (Rh). Si usted es Rh negativo y el padre es Rh positivo, es posible que el niño sea Rh positivo. En ese caso, su cuerpo podría fabricar anticuerpos contra el Rh positivo del feto, con graves consecuencias para la salud de éste.

En algunos casos puede ser necesario un tratamiento y pruebas adicionales, quizás en una fase temprana de la gestación. Pero lo normal, para evitar que esto suceda, es administrar a la futura madre una inyección que contiene una sustancia llamada 'anti-D' si tiene pérdidas de sangre por cualquier causa durante el embarazo, o si se realiza alguna técnica invasiva como la amniocentesis.

Muchos médicos recomiendan administrar una dosis a las madres primerizas alrededor de la semana 28. Así se neutralizan los glóbulos rojos del bebé que puedan pasar a la corriente sanguínea de la madre. Si el bebé es Rh positivo, también se administra una dosis después del parto para proteger futuras gestaciones.

Como hemos comentado anteriormente, es normal sentirse cansada, ya que es un síntoma normal de principios del embarazo. Para evitarlo lo mejor es llevar una vida lo más sana y relajada posible: comer bien, descansar mucho y hacer algo de ejercicio.

Semana 9

Cambios en el bebé

El embrión pasa a recibir de manera oficial el nombre de feto, es decir ahora ya no se formarán órganos o tejidos nuevos, sino que se produce la maduración de los ya existentes.

El rabito del final de lo que será la columna ya ha desaparecido totalmente y comienza a tener más forma de cuerpo, gracias en parte al alargamiento y enderezamiento de la zona del tronco. El feto mide unos 2,5 centímetros de longitud esta semana.

Los brazos y piernas viven un momento importante. Las piernas han crecido, comenzando a brotar lo que en un futuro serán los dedos de los pies. También los brazos se han alargado, comenzando a doblarse por el codo. Las manos comienzan a tener una estructura básica, con los dedos diferenciados.

El abdomen empieza a desarrollarse, empezando a formarse las estructuras que formarán el hígado, la vesícula biliar, el bazo y la glándula suprarrenal.

El feto comienza a moverse, incluso en respuesta a estímulos externos al cuerpo de su madre, como la luz y el ruido. Pero no se sentirán esos movimientos hasta bien entrado el segundo trimestre de gestación.

La mujer

Seguramente habrá notado cambios en sus senos: habrán aumentado de tamaño y peso, siendo más sensibles al tacto. Conforme pase el embarazo los pechos seguirán creciendo, pero la sensibilidad remitirá normalmente hacia el final del cuarto mes. Puede que comiencen a aparecer pequeños bultitos blancos en sus areolas (las zonas oscuras que rodean los pezones). No se asuste, reciben el nombre de 'tubérculos de Montgomery', unas glándulas que generan aceites que mantienen los pezones lubricados cuando comienza la lactancia.

Si antes del embarazo no realizaba ningún deporte, es recomendable comenzar una actividad que pueda mantener con seguridad durante el resto del embarazo. Posibles opciones son la natación, pasear o el yoga. Muchos expertos consideran que la natación es el mejor ejercicio que pueden hacer las mujeres embarazadas. Aparte de la actividad cardiovascular que se realiza, es un deporte suave para las articulaciones, ya que son más propensas a las lesiones durante el embarazo. Esto se debe a que la hormona relaxina afloja las articulaciones para que la pelvis pueda dilatarse durante el parto; por lo que, hay que evitar ejercicios que generen una tensión excesiva sobre las articulaciones, como tratar de tocarse los dedos de los pies.

Comer queso aumenta el cociente de calcio, pero se deben prescindir de los quesos blandos sin pasteurizar y de los quesos con vetas azules, como el Brie durante el embarazo. Así mismo de los quesos poco curados, ya que pueden tener una bacteria llamada 'listeria', que puede ser perjudicial para el feto.

Semana 10

El bebé

Durante esta semana se formarán los pabellones auditivos. Estarán ubicados muy abajo en la cabeza, pero a medida que ésta vaya creciendo, ocuparán su sitio a los lados. Pronto, su bebe oirá sonidos del exterior, entre ellos su voz...

También los ojos están empezando a crearse, aunque ubicados a ambos lados de la cabeza. La estructura óptica básica ya existe y los párpados empiezan a cubrir los ojos.

Empiezan a crearse pequeñas raíces de lo que en un futuro serán los dientes de leche, aunque estos no romperán la encía hasta varios meses después del nacimiento. Al nacer, el bebé tendrá veinte dientes de leche que saldrán durante sus primeros años, mientras los dientes permanentes se formen bajo las encías.

Debido en parte al crecimiento de las extremidades y al desarrollo, el feto pesa casi 2,5 gramos y mide de 2 a 3 centímetros de longitud.

La mujer

A las 32 semanas de embarazo la mujer tiene entre un 40% y un 50% más de sangre n el cuerpo que antes de estar embarazada. Es decir, en esta semana el corazón comenzará a bombear más sangre por sus venas, para producir este volumen adicional que servirá para enviar sangre al útero y a la placenta.

Por ello es bueno realizar ejercicios que mejoren su riego sanguíneo para prevenir las varices durante la gestación. Ejemplos de ello son: pasear todos los días, tumbarse sobre el costado izquierdo, poner en alto las piernas (con las rodillas apoyadas), sentarse sin cruzar las piernas...

Si pasó la varicela cuando era pequeña, sus anticuerpos protectores se transmitirán al bebé en el útero. Si es así, no debe preocuparse por tener contacto con esta enfermedad durante el embarazo. Pero sino la ha pasado es mejor tomar precauciones especiales, contándoselo a su médico.

Estudios recientes indican que beber café con moderación no es perjudicial para el feto, pero muchos expertos recomiendan reducir o eliminar la cafeína, aunque resulte tentador tomar una taza de café cuando se está agotada.

Aunque le guste el sabor, no hay ninguna buena razón que aconseje tomar cafeína, ya que no tiene ningún valor nutricional y puede ponerle nerviosa (y también al bebe).

Debe saber que al ser la cafeína un diurético (hace orinar) le creará más deshidratación que sino la bebiera. Por ello, sino la puede evitar es recomendable que tome más agua, para compensar la pérdida de líquido.

Semana 11

El bebé

Aunque el corazón del feto lleve semanas latiendo, es ahora cuando lo hace con fuerza suficiente para que el médico o la comadrona puedan oírlo con un aparato especial (Doppler). También usted podrá escucharlo por primera vez, viendo que late el doble de rápido que el suyo (unas 120-140 pulsaciones por minuto). Aunque si la comadrona no lo puede captar aun no se preocupe, ya que puede estar en una posición que amortigüe el sonido.

Durante este mes pasado, además de perfeccionar el ritmo cardíaco, el corazón ha desarrollado sus cuatro cavidades, aunque algunos de los tabiques no se terminarán hasta después del parto.

Otra cosa que se ha ido formando durante las últimas semanas ha sido una fina capa de piel sobre el cuerpo del feto. Ahora se desarrollará una capa especial que se convertirá en las uñas de los dedos de las manos y de los pies.

Aunque parecía que durante las últimas semanas el feto no crecía mucho, durante esta semana ha alcanzado un poco más de 5 centímetros, de los cuales, la mitad corresponden a la cabeza del feto, lo que demuestra el rápido crecimiento del cerebro.

La mujer

Nadie sabe con exactitud porque aparecen los antojos, pero si es verdad, que en algunos momentos, casi todas las mujeres embarazadas les apetecen determinados alimentos. Algunos expertos piensan que es la manera que tiene el cuerpo de manifestar lo que necesita. Otros se muestran en desacuerdo. No hay porque comer desesperadamente todo lo que “exija” su cuerpo, pero tampoco pasarlo por alto, sobre todo si le apetece algo sano.

La vitamina C es muy importante porque ayuda al feto a crear nuevas células y desarrollar huesos y dientes más sanos. Por ello es necesario consumir de 80 a 100 miligramos de vitamina C al día mientras se está gestando al bebe. ¿Dónde encontrarla de manera natural? Las naranjas y otros cítricos (mandarinas, limón, pomelos…) la contienes, así como las fresas y el brécol.

Si bueno saber que existe al menos un estudio que demuestra que la exposición prolongada a los rayos UVA durante el embarazo puede causar una deficiencia de ácido fólico en la madre, el cual es un nutriente esencial para prevenir los defectos de la médula espinal en el feto. Si además en vez de ser bronceado natural, es artificial debe puede tener otros efectos perjudiciales, ya que durante el embarazo la piel es más sensible a los rayos ultravioleta, lo que puede producir con facilidad zonas de hiperpigmentación o manchas en la piel ( cloasma ) muy difíciles de eliminar después del parto.

Semana 12

El bebé

Las raíces de las uñas se crearon la semana pasada en las puntas de los dedos del feto. Esta semana comenzarán a crecer, desarrollándose hasta el parto. Muchos bebés nacen con las uñas largas y hay que cortárselas después del parto. También se han formado los párpados, que permanecerán cerrados hasta finales del segundo trimestre.

La fase importante del desarrollo del pequeño está acabando. A finales de esta semana, habrá finalizado la tarea de formación de las nuevas estructuras corporales. Todas está en su sitio, los deditos de las manos, los de los pies, incluso los órganos sexuales están ya formados, aunque es demasiado pronto para que se pueda saber mediante la ecografía si es niño o niña.

Esta semana, el feto pesa unos 10 gramos y mide unos 6 cm. Durante las próximas 28 semanas, seguirá creciendo y desarrollándose.

La mujer

Existen pruebas prenatales que detectan defectos de nacimiento, como el síndrome de Down o la espina bífida. Algunas pueden realizarse desde las 12 semanas. Debe hablar con su médico para saber los pros y los contras de hacerlas.

Puede que note las encías más sensibles, o que le sangren al cepillarse los dientes. Esto es normal, debido al aumento de su volumen sanguíneo para mantener al feto alimentado. No deje por ello de utilizar el cepillo o la seda dental regularmente, pero suavemente.

Aunque parezca que no tiene nada que ver, y no hay estudios sobre la relación entre los tintes para el cabello y los defectos de nacimiento, hay médicos que recomiendan dejar las mechas y los tintes para después del nacimiento del bebe. Si es muy importante para usted, puede investigar tintes naturales que no usen productos químicos.

Semana 13

El bebé

El feto ha formado todas las estructuras fundamentales del cuerpo, por lo que los órganos comienzan a trabajar: el páncreas produce insulina, el hígado secreta bilis y los riñones forman orina para eliminar los desechos. La orina se excreta al líquido amniótico.

Ahora ya hay sitio en el abdomen del bebe, por lo que la parte de los intestinos que estaba alojada en el cordón umbilical, se ha recolocado en su sitio en su estómago. Cuando se formen las capas de músculo en las tripas, llegará el momento de que el sistema digestivo funcione.

El feto mide de 7 a 10 cm y pesa algo menos de 30 gramos. Es curioso saber que la cabeza ocupa la mitad de su longitud, debido al desarrollo cerebral. Durante los próximos meses, el cuerpo crecerá a gran velocidad para ponerse al día, para que al nacer el bebé la cabeza sea una cuarta parte de su longitud total.

La mujer

A partir de ahora comienza el segundo trimestre. Las molestias de las semanas anteriores disminuyen (fatiga, náuseas y micción frecuente), y sentirá más energía, disfrutando del embarazo. Le sonará oír lo del 'resplandor de la embarazada'.

La gestación pronto empezará a ser evidente y quizá por primera vez comience a sentirse verdaderamente embarazada. Los pantalones puede que le empiecen a quedar un poco ajustados, y aunque aun no necesite llevar prendas de premamá sí que es conveniente que elija ropa holgada y cómoda.

Aunque no es algo común, existen mujeres que sufren un desequilibrio tiroideo durante el embarazo o durante el primer año posterior al nacimiento, siendo perjudicial para el bebé. Es especialmente importante detectar a tiempo este tipo de desequilibrios, sobretodo en mujeres con antecedentes familiares de problemas tiroideos, artritis reumatoide, anemia perniciosa o canas prematuras.

Semana 14

El bebé

El feto ya puede realizar movimientos faciales, es decir la boca puede abrirse y cerrarse, comenzando a realizar los movimientos de chupar y tragar (el dedo pulgar ya puede ir preparándose). Es un buen ejercicio para entrenar sus músculos faciales.

El esófago, la laringe, la tráquea y las cuerdas vocales ya están en su sitio. Es decir el bebé ya está preparado para gritar fuerte al nace, aunque de momento no pueda crear sonidos, ya que está flotando en un líquido.

Con cada semana que pasa, se va formando la cara, pareciéndose más a la personita que nacerá. Los ojos ya está ubicados en la parte superior de la cara y las orejas han ido del cuello a los lados de la cara. Las mandíbulas están hechas desde hace algún tiempo y ahora se cierra el paladar, desde delante hacia atrás.

El bebé mide de 8 a 11 centímetros de largo y pesa unos 55 gramos.

La mujer

Puede que no lo noté (sobre todo si es su primer embarazo) pero el útero está comenzando a crecer por encima del pubis, aumentando su cintura. Su obstetra medirá su tamaño desde el pubis hasta el fondo del útero en cada visita prenatal, ya que aunque la medición exacta no tenga mucha importancia aun, más adelante será una indicación de cómo va el embarazo.

A partir de las 24 semanas, la altura hasta el fondo del útero es unos dos centímetros menor que el número de semanas de gestación. A las 24 semanas, será de unos 22 centímetros. Existe un grado de variación y el obstetra suele trazar un gráfico con los datos de las distintas mediciones. Este gráfico le permitirá hacerse una idea de cómo va el proceso, planteando todas las dudas que le surjan.

Puede que note una congestión constante en la nariz. Podría tratarse de una alergia o de un resfriado pero quizá sea otro síntoma de embarazo. La congestión también se debe al aumento del riesgo sanguíneo por la hormona progesterona a las membranas mucosas de la nariz, haciendo que se hinchen.

Recibe el nombre de 'rinitis del embarazo' y, no hay mucho que se pueda hacer al respecto. Puede usar un humidificador o ponerse un poco de vaselina en las fosas nasales para evitar que se sequen demasiado. Evite utilizar espray nasales antihistamínicos o medicamentos sin receta que no le haya recomendado expresamente su médico de cabecera.

Puede que esté preocupada por tener gemelos. 4 de cada 1.000 nacimientos son gemelos, mientras que las cifras de mellizos varían según el grupo étnico y la edad de la madre. Las probabilidades de un parto múltiple serán mucho mayores si se ha sometido a algún tratamiento de fertilidad.

Semana 15

El bebé

En esta semana, quedará el dibujo del cabello del bebé establecido de por vida. A lo mejor crecen algunos pelitos, aunque seguramente no serán evidentes hasta dentro de unas semanas. No por ello el bebé vaya a nacer con la cabeza llena de pelo. Algunos bebés permanecen pelones hasta varios meses después del nacimiento.

A vez, aparece un vello ultra fino y suave, llamado 'lanugo', por todo el cuerpo del feto, que protegerá la delicada piel frente al líquido amniótico, y desaparecerá poco antes o después del parto.

El bebe tiene un piel muy fina bajo el lanugo a través de la cual se ven los vasos sanguíneos, que ya llevan sangre.

La boca prosigue con su desarrollo, realizando el feto movimientos faciales habitualmente (es incluso posible que esté chupándose el dedo pulgar).

El feto mide 10 u 11 centímetros de la cabeza a las posaderas y pesa de 50 a 70 gramos.

La mujer

Seguramente habrán pasado las nauseas matutinas, y notará menos cansancio y más energía. Si es así, es conveniente que aproveche estas semanas a disfrutar de su ánimo, a pasear, o a empezar a comprar cosas para el bebé.

A la vez puede que comience a notar un poco hinchadas sus extremidades, lo que se conoce como edema. Se da sobretodo en los pies y los tobillos, aunque también puede subir a las manos, sintiendo los anillos más apretados.

La hinchazón se debe al incremento del líquido sanguíneo en todo el cuerpo, así como la presión del útero sobre las venas pélvicas. El líquido de la corriente sanguínea se ve empujado hacia los tejidos blandos. Para prevenirlo se deben hacer ejercicios físicos suaves: nadar, andar, hacer yoga… También es bueno intentar sentarse con los pies en alto y aumentar la ingesta de agua al día.

Las mismas hormonas que hacen que al bebé le crezca el pelo pueden hacer que el suyo sea más fuerte... o que se caiga. Una persona que no esté embarazada pierde alrededor de 100 cabellos diarios. Pero durante el embarazo, los ciclos normales de crecimiento del cabello cambian.

Semana 16

El bebé

Esta semana, se han reforzado los músculos gracias a lo cual, el feto puede levantar la cabeza y el cuello. Como ya se puede enderezar un poco, tiene la posibilidad de sentarse.

El bebé empieza a mover los brazos y piernas a menudo. Como ya tiene las glándulas sudoríparas podría incluso, aunque por supuesto, el útero no deja de mantener el ambiente a la temperatura adecuada. Algunas mujeres empiezan a sentir a partir de esta semana los movimientos, pero no se preocupe sino es su caso, ya que el feto es aún muy pequeño (11 ó 12 centímetros de largo y 80 g de peso) y el colchón de líquido que le protege impide que sienta los movimientos.

La mujer

Muchas mujeres no saben cómo dormir durante el embarazo. Si suele dormir boca bajo, el crecimiento del vientre se lo impedirá. Boca arriba , no es recomendable, ya que puede aumentar la presión sobre la vena cava (el vaso sanguíneo por el que vuelve la sangre al corazón), y empeorar el dolor de espalda, sobre todo conforme avancen las semanas.

Es bueno acostumbrarse a dormir de lado, sobretodo del izquierdo, ya que aumenta el riesgo sanguíneo, puesto que reduce las posibilidades de sufrir edema (hinchazón), venas varicosas y otras molestias causadas por una mala circulación. Hay mujeres que tienen un almohadón adaptable al cuerpo que les ayuda a dormir mejor.

Si nota que le falta aire no se preocupe, ya que es otro síntoma normal del embarazo. Las hormonas le obligan a respirar más hondamente que antes, para que el bebé reciba oxígeno abundante, aunque usted puede sentirse incómoda.

En las semanas siguientes, esta sensación aumentará, ya que al crecer el útero ejercerá presión sobre el diafragma, reduciendo el espacio disponible para la dilatación de los pulmones. La falta de aire no es mala ni para el bebé ni para la madre, pero si le preocupa es bueno comentárselo al médico.

Conforme las náuseas y demás molestias vayan reduciéndose notará que vuelve a tener la misma hambre que antes, e incluso puede que más. Muchas mujeres comentan que 'el bebé tiene hambre'. Debe comer suficiente, pero no necesariamente el doble. Es bueno informarse de la cantidad de alimento extra que debe comer, así como cual.

El bebé, según los últimos estudios realizados, comienza a oír y reaccionar a los sonidos (16 semanas más o menos). Dentro de un par de meses, el bebé podrá responder a la voz de su madre.

Seguramente sienta muchas emociones diferentes según el momento del día. Puede que algunas sean negativas, sintiendo además culpa por ello. En la pasión intervienen tanto sentimientos positivos como negativos. Y es pasión lo que está sintiendo, por lo que debe valorarla de forma adecuada.

Segundo Trimestre

Semana 17

El bebé

El feto entra en una fase de rápido crecimiento, pudiendo alcanzar los 17 centímetros, con un peso de casi 140 gramos. Esto se debe a que ha conseguido acumular un poco de grasa, también llamada 'tejido adiposo', que ayuda a producir y conservar el calor corporal. El tejido graso también es importante para el metabolismo, porque es una buena fuente de energía.

El bebé lleva varias semanas practicando dos reflejos básicos: chupar y tragar. Cuando nazca, tendrá casi todos los reflejos del ser humano, para poder sobrevivir y aprender del mundo.

Si es un niño, se desarrollarán toda una serie de tejidos especializados que habrán desarrollado el pene y la próstata habrá comenzado a tomar forma. Si es una niña, los mismos tejidos formarán el útero y la vagina. Las células secretoras de testosterona, que se formaron hace un mes, son cruciales para este tipo de desarrollo.

La mujer

Puede que aun siga llevando su ropa de siempre. A partir de ahora probablemente necesitará algo de ropa premamá que le vayan mejor. Puede que se lleve una sorpresa al ver el surtido y la alta calidad de la moda de premamá que existe hoy. Sea cual sea su talla o su estilo, seguro que encontrará algo que le guste. Puede que haya gente que no sepa que está embarazada y que se enteren con ello, así que disfrute de la atención que va a recibir.

La amniocentesis es la prueba más fiable para detectar muchos defectos congénitos, pero no se la tienen que realizar todas las futuras madres. Si su médico ha detectado un factor de riesgo que obligue a realizarla (un hijo o embarazo anterior con un defecto congénito, antecedentes familiares, o ser mayor de 35 años de edad), seguramente ya se lo habrá dicho pues es recomendable realizarla antes de la semana 18 de gestación.

Lo común es realizarla en mujeres embarazadas de más de 35 años, ya que tienen mayor riesgo de dar a luz bebés con defectos congénitos como el síndrome de Down.

También puede se suele hacer si el triple screening ha dado positivo. Esta es otro tipo de prueba que se realiza a la embarazada durante la semana 16 ó 17 de gestación para detectar posibles enfermedades cromosómicas del feto, como el síndrome de Down y determina la necesidad o no de realizar una amniocentesis en mujeres jóvenes.

Consiste en realizar a la madre un análisis de sangre para comparar tres sustancias producidas por la placenta y el embrión: la alfafetoproteína, la gonadotropina coriónica y el estriol libre, por lo que no es invasiva, es decir, no se penetra en la cavidad uterina ni significa ningún riesgo para la madre o el feto. Una vez obtenidos los resultados, se comparan los datos teniendo en cuenta la edad y el peso de la mujer, evaluando el porcentaje de probabilidades de que existan anomalías fetales. Si es alto, se recomienda hacer la amniocentesis.

La amniocentesis consiste en extraer una pequeña muestra del líquido amniótico que rodea al feto para analizarla, y conlleva algunos riesgos, por lo que es importante estar informada, preguntándole a su obstetra los pros y contras.

En 1976, tras un exhaustivo estudio, los Institutos Nacionales de Salud indicaron que las amniocentesis realizadas con fines de diagnóstico prenatal durante el segundo trimestre eran seguras. Pero existen ciertos riesgos como el aborto espontáneo o las infecciones uterinas. Según los Centros de Prevención y Control de Enfermedades (CDC), el índice de abortos espontáneos se ubica entre uno de cada 400 y uno de cada 200 procedimientos.

Pocas mujeres habla con libertad de ello, pero casi la mitad de las mujeres embarazadas sufren de hemorroides o almorranas. Son venas varicosas del recto que se han dilatado en exceso debido al aumento del riego sanguíneo en la zona pélvica. También pueden aparecer debido al estreñimiento y al esfuerzo excesivo. Si tiene propensión a las varices o si se han tenido almorranas en un embarazo anterior, es probable que vuelvan a aparecer ahora. Para tratar de evitarlas lo mejor es tomar una dieta rica en fibra, beber abundante agua y hacer ejercicio físico de manera regular.

Semana 18

El bebé

Esta semana, el feto desarrolla las huellas dactilares, por lo que ya tendrá una identidad propia e inconfundible. Se forman debido a la acumulación de las capas de grasa en la yema de los dedos de las manos y de los pies.

El desarrollo del sistema digestivo lleva varias semanas cumpliendo etapas. El intestino grueso se ha fijado a la pared abdominal, formándose muchas glándulas digestivas. El feto ya traga líquido amniótico, que pasa al estómago y los intestinos. Allí se mezcla con las células muertas y las secreciones formando el meconio, una sustancia viscosa negruzca-verdosa que llenará el primer pañal del bebé.

El feto mide ya de 16-18 centímetros y pesa unos 200 gramos.

La mujer

Puede que la gente que le rodea le esté dando demasiados consejos sobre el embarazo: qué comer, cuánto ejercicio ha de hacer... Si además no está de acuerdo, es mejor no dar explicaciones, diciendo un sencillo: Gracias, lo tendré en cuenta, ya que aunque pueda resultar molesto, lo mejor es tomárselo con calma, ya que lo hacen de buena fe.

Además puede que algunos consejos 'informales' sean diferentes a las recomendaciones recibidas de su médico, ya que surgen nuevas investigaciones y pruebas.

Si a veces siente mareos no se preocupe. Es debido a que su corazón trabaja un 40% ó 50% más. Sumado esto, junto con la presión cada vez mayor que ejerce el útero sobre los vasos sanguíneos, puede generarle alguna sensación de vértigo ocasional, sobre todo cuando se levante rápidamente. Lo mejor es descansar a menudo, tumbándose sobre el lado izquierdo durante algunos minutos varias veces al día para mantener una buena circulación.

El descenso del nivel de azúcar en sangre también puede causar indisposición. Para evitarlo lo mejor es comer una pieza de fruta.

Puede que empiece a notar los primeros movimientos (entre las semanas 16 y 20). Al ser el bebé tan pequeño, no sentirá fuertes patadas, sino un ligero aleteo.

El flujo vaginal cambia durante la gestación, por lo que es difícil saber si hay una infección. Casi todas las mujeres embarazadas observarán un flujo blanco y lechoso, llamado leucorrea. Esto es normal y aumenta a medida que se aproxima el día previsto para el parto. No obstante, si el flujo cambia de color y consistencia o viene acompañado de mal olor o irritación, puede que exista infección.

Semana 19

Si el feto va a ser niña, su sistema reproductivo ya está totalmente creado: la vagina, el útero, las trompas de Falopio… Los ovarios contienen más de seis millones de óvulos primitivos, aunque cuando nazca el bebé, habrán bajado hasta casi un millón y ya no producirá más óvulos en toda su vida. Es decir, el óvulo que se ha convertido en el bebé tiene la misma edad que usted.

Si el bebe va a ser niño ya tiene los testículos formados, ya que están secretando testosterona desde la semana 10 de embarazo. Los genitales externos siguen desarrollándose, y ya se puede ver el saco escrotal.

La piel empieza a producir una sustancia cremosa llamada 'vérnix caseosa', formada por aceites secretados por la piel, células muertas y lanugo, los finos pelitos que le cubren el cuerpo. Esta sustancia protege al feto de los efectos de la flotación en el líquido amniótico, desapareciendo casi totalmente antes del parto, salvo que sea prematuro.

Los bebés prematuros suelen tener al nacer gran cantidad de vérnix caseosa sobre la piel. Incluso los que nacen a los 9 meses tienen todavía un poco de esta sustancia en los pliegues de su piel.

El feto mide unos 18 cm y pesa entre 200 y 225 gramos. A partir de ahora va a crecer más rápidamente.

El embarazo

Puede que le hayan salido unas manchas oscuras en la frente, la nariz y las mejillas. Es una afección común del embarazo llamada cloasma o 'máscara del embarazo', debida a las hormonas, aunque no todas las mujeres embarazadas la tienen.

También la habrá aparecido o le aparecerá una línea oscura (“la línea negra”) que baja desde el ombligo hasta el pubis. Tanto el cloasma como la línea negra desaparecerán gradualmente después del parto, pero debe saber que la exposición al sol puede oscurecer todavía más los pigmentos de la piel, por lo que es conveniente usar un protector solar alto o quedarse a la sombra si desea que su piel mantenga el tono más uniforme posible.

También es común sentir un dolor aguado en los ligamentos redondos que sustentan al útero ya que este los estira debido al aumento de volumen. A veces, estos ligamentos estirados causan también un dolor agudo o moderado en la zona inferior del abdomen, en un lado o en el otro. Se notará más al cambiar de repente de posición o levantarse de una silla o cama. Como con casi todas las molestias del embarazo, lo mejor que puede hacer es descansar. Estas molestias suelen aparecer de manera frecuente, pero si está preocupada coménteselo a su médico.

Puede que entre todos los consejos que amablemente le hayan dado, le hayan dicho que hay que endurecerse los pezones durante el embarazo para prepararse a dar el pecho. Esto es mentira, pudiendo ser incluso perjudicial ya que la estimulación del pecho puede liberar la hormona que causa la contracción del útero. Si tiene los pezones invertidos (es decir, que se meten hacia adentro con la estimulación), la comadrona le puede recomendar estrategias que faciliten la lactancia cuando nazca el bebé.

Semana 20

El bebé

La sustancia cremosa llamada vérnix caseosa, ya cubre totalmente la piel del bebé a fin de proteger su piel del líquido amniótico.

El bebé comienza a darse cuenta del mundo que le rodea. Su cerebro ha desarrollado los centros nerviosos dedicados a sus sentidos, que por fin se ponen en funcionamiento. Ahora es más sensible a los cambios que se producen a su alrededor: los movimientos de la madre, los sonidos de su entorno e incluso el sabor del líquido amniótico.

Es probable que sienta al bebé dando vueltas y pataditas en su tripa. Es curioso saber que si también siente unas sacudidas rítmicas, es que tiene hipo. Si es verdad, casi todos los bebés tienen hipo en el útero. No se sabe porqué, pero seguramente se deberá a la inmadurez de un diafragma que sufre espasmos. No es perjudicial para el feto tener hipo, por lo que no se asuste.

Como se ha comentado en semanas anteriores, ya se aprecia el dibujo de cabello. A partir de ahora, comenzarán a salir algunos pelos de verdad, no lanugo. De todas maneras, casi todo este cabello comenzará a caérsele a las dos semanas del parto, para ir poco a poco creciendo el cabello permanente, que seguramente será de color más claro que el que tenía al nacer.

Los huesos del oído interno ya están totalmente formados y la nariz comienza a tomar una forma reconocible.

El feto mide unos 22 centímetros, pesando entre 220 y 250 gramos. Ya le cabe en la palma de la mano.

La mujer

Felicidades, ya ha pasado la mitad de su embarazo. Seguramente habrá pasado por diversas emociones en estos cuatro meses y medio. Su útero tiene tres veces su tamaño original. Podrá ver, al medírselo que el fondo está ahora al nivel del ombligo. A partir de ahora, el útero crecerá un poco menos de un centímetro cada semana hasta que dé a luz.

Si aun no ha visto a su bebe, seguramente le hagan una ecografía en la visita de mitad del embarazo (entre las semanas 18 y 22), para confirmar la fecha prevista para el parto, detectar ciertos defectos de nacimiento o comprobar que la placenta está en el sitio adecuado.

Ver la ecografía es emocionante, ya que podrá contar los dedos de manos y pies, averiguar el sexo (si es que quiere saberlo) y tener mayor tranquilidad de que todo va bien. Esta primera mirada a su pequeño habitante hará que ser madre le parezca más real. Pida una copia de la imagen de la ecografía para tener la primera foto del bebé, y enseñárselo cuando sea mayor.

Si su vida o trabajo son muy estresantes, es conveniente, tanto para usted como para el bebé tomarse algún momento de calma. Un poco de estrés es bueno ya que nos impulsa a actuar, pero si es constante y severo puede afectar negativamente a cualquier persona, y más si se está embarazada. Hay muchas maneras de combatir el estrés por lo que debe aprender alguna si lo necesita.

Semana 21

El bebé

El corazón del bebé late más fuerte que hace unas semanas. Antes, el médico tenía que utilizar un aparato especial para oírlo, llamado Doppler. Ahora sólo necesita un estetoscopio.

Si le dejan escucharlo puede que no distinga bien el latido del bebé del suyo propio. El ritmo que sea más rápido es el del bebé (120 ó 140 pulsaciones por minuto). Muchas mujeres creen que suena como un caballo al galope.

El bebé empieza a dormir, y siempre prefiere dormir en una determinada posición, según las ecografías: con la cabeza hacia atrás, con la barbilla en el pecho, con las manos apretadas bajo la barbilla…

El bebé mide 23 centímetros y pesa alrededor de 300 ó 350.

La mujer

Es muy común sentir dolor en la espalda, sobre todo en la zona lumbar. Esto se debe al crecimiento del útero, ya que desplaza el centro de gravedad del cuerpo, tirando de la zona lumbar hacia adelante.

A esto hay que sumarle la acción de la hormona relaxina, que afloja todas las articulaciones y ligamentos del cuerpo, incluidos los ligamentos que sujetan los huesos pélvicos a la columna vertebral. Esto tiene la finalidad de favorecer el parto, ya que permite que la pelvis se distienda, dejando que se acomode la cabeza del bebé, pero provoca dolor de espalda durante los meses que quedan.

Existen trucos que permiten aliviar el dolor de espalda. Al sentarse en el trabajo, para ver la tele… es bueno apoyar los pies en un reposapiés ya que así descansarán las piernas al estar más elevadas.

Otro truco, si tiene que estar de pie, lo mejor es descansar un pie sobre un pequeño taburete para quitar algo de presión de su zona lumbar.

También va bien tomar un baño templado (no caliente). Y si no consigue aliviar el dolor, consulte con su obstetra.

Como en cualquier dieta saludable, la fruta y la verdura son una fuente de vitaminas y minerales muy importante.

Durante el embarazo también, y sino le gustan pruebe a hacérselas en zumos, o mezclándolas con salsa.

Por ejemplo, una receta de acelgas con besamel. Corte los tallos de las acelgas (las hojas puede comérselas con patatas) y hiérvalos. Después sofría en una sartén beicon, cebolla, y mézclelo con los tallos una vez escurridos. En una sartén aparte hacer la bechamel. En una fuente mezclar todos los ingredientes, y añadirle pasas si le gustan. Se puede comer ya así, o echarle un poco de queso por encima y gratinarlo en el horno.

La bechamel, el beicon y las pasas acaparan todo el sabor del plato, y la verdura, aunque no aparezca su sabor en el paladar, sigue estando ahí con todas sus propiedades

Semana 22

El bebé

El bebé puede ya fruncir el ceño. E incluso tiene cejas con las que hacerlo. Estos finos pelillos, al igual que los de la cabeza, todavía no contienen pigmento: son blancos. También sus párpados están completamente desarrollados, aunque estarán cerrados hasta las 28 semanas.

Las extremidades ya tienen sus proporciones adecuadas, y el bebé no para de moverlas: da patadas, mueve los brazos, aprieta las manos… Las uñas ya son como las de una persona adulta, cubren las puntas de sus dedos por completo. Y no dejan de crecer, por lo que puede que nada más nacer tenga que cortárselas.

El bebé ya mide más de 24 centímetros, pero todavía no pesa mucho: sólo unos 370 gramos, ya que sólo tiene un 1% de grasa corporal. A partir de ahora, irá acumulando capas de grasa que le ayudarán a producir y mantener el calor corporal.

Esta grasa es similar a la que la madre acumula durante la gestación.

La mujer

Pese a los dolores ocasionales, esta es la mejor etapa del embarazo. La barriga ya se nota, por lo que la madre ya se siente embarazada y todo el mundo lo nota.

Seguramente tendrá menos nauseas, o ninguna y vuelve a tener apetito. Aun no tiene problemas para levantarse de la silla o atarse los zapatos. Disfrute de este momento.

Si se pone enferma, un resfriado, una gripe… se lo tiene que decir al médico antes de tomar ningún medicamento.

Para recuperarse lo antes posible, beba más líquido y trate de comer de manera regular. Un caldo de pollo o verduras es cálido, líquido y nutritivo: un gran reconstituyente. No perjudica al bebe que la madre no coma bien durante algunos días, pero pasará antes la enfermedad si se alimenta correctamente.

Como hemos comentado durante las semanas anteriores, durante el embarazo las articulaciones se aflojan para separarse más fácilmente durante el parto. Gracias a esto, la flexibilidad aumenta, pero también puede provocar algún dolor, sobre todo en la zona púbica (en la sínfisis púbica, la articulación central del hueso púbico).

Semana 23

El bebé

El bebe ya puede oír a su madre, ya que se le han endurecido los huesos del oído. Es bueno hablarle, leerle un cuento o cantarle todos los días. Puede parecer raro hablarle a su tripa, pero eso facilita que el bebé se acostumbre a su madre al nacer.

El líquido amniótico, mantiene al bebé caliente dentro de su tripa. Más o menos hay un cuarto de litro, en el interior del saco amniótico, renovándose cada tres o cuatro horas.

Es el lugar perfecto para que el bebé se desarrolle y nazca sano. Le protege de las infecciones y le da la libertad de movimientos necesaria para ejercitar su cuerpo.

El bebé parece un pequeño y delgado recién nacido. Pesa unos 370 gramos y mide unos 25 centímetros.

La mujer

Si aun no se ha apuntado a una clase de preparación para el parto, es conveniente hacerlo ya, porque puede que se queden sin plazas rápidamente. Puede ser conveniente que el curso acabe unas semanas antes de la fecha prevista para el parto, por si acaso el bebé se adelanta.

Es muy importante tomar el hierro necesario en las comidas, ya que es el responsable de la producción de glóbulos rojos, que transportan oxígeno para usted y para el bebé. Muchas mujeres sufren una pequeña anemia antes de quedarse embarazadas y un 20% deben recibir tratamiento por deficiencia de hierro durante la gestación. Los síntomas (que pueden no ser muy manifiestos) son cansancio, debilidad, respiración entrecortada y desvanecimientos.

Si se sufre, lo primero que debe hacer es tomar más hierro en la dieta. Uno de los alimentos más ricos en hierro, es el hígado, al igual que la carne roja, las lentejas y las verduras de hoja, como las espinacas y las coles. A veces es necesario tomar suplementos de hierro, que suelen formar parte del suplemento vitamínico prenatal. Su médico determinará en las visitas si necesita un suplemento de hierro.

Una de las cosas que se realizan en las visitas prenatales es el control de la presión sanguínea. Está puede ser algo más alta durante el embarazo, debido al aumento del volumen de sangre y a la fuerza de las contracciones cardíacas. Si fuera demasiado alta, es posible que su médico realice controles para detectar la pre eclampsia, una complicación del embarazo caracterizada por la presión sanguínea elevada, la aparición de edemas (hinchazones) y la presencia de proteína en la orina.

Un 7% de las mujeres embarazadas la sufren, y se puede tratar, sobre todo si se detecta pronto. Es muy importante detectarla a tiempo, ya que en los casos más graves, la pre eclampsia puede reducir el riego sanguíneo a la placenta y, en consecuencia, al bebé. Los síntomas son: jaquecas, visión borrosa, hinchazón repentina de sus manos y pies, por lo que si se los nota, avise a su médico inmediatamente.

Al tener la tripa más hinchada que antes, puede preocuparle darse golpes, dañando al bebé. Como hemos dicho, el útero y el saco amniótico constituyen un acolchado perfecto para el feto. Pero si está preocupada, consulte a la comadrona.

Semana 24

El bebé

¿A qué parece que el bebé se mueva más que nunca cuando usted se echa a la cama? El feto desarrolla su máxima actividad entre las 24 y las 28 semanas. Luego comienza a tener menos espacio para moverse, patalear, rodar...

La piel del bebe es tan fina, que si el pequeñín pudiera mirarse el pecho vería los huesos, los vasos sanguíneos, los órganos… Poco a poco se irá haciendo más gruesa hasta ser como la de su madre.

Los ojos del bebé están cerrados, pero ya tienen todas sus partes, incluida la retina, que completará su desarrollo el mes que viene. El iris, la parte de color del ojo, todavía no tiene pigmentación. Se irá coloreando a lo largo de los meses siguientes, aunque no adquirirán su color final hasta después de nacer.

Esta semana, pesa cerca de 480 gramos y mide algo más de 25 cm.

La mujer

A partir de ahora puede sufrir un parto prematuro, por lo que se deben conocer las señales que lo preceden. Los síntomas más comunes son dolores de tipo menstrual, contracciones uterinas, cambios en el flujo vaginal, dolores en la zona lumbar, presión sobre la pelvis (como si el bebé estuviera empujándola) o salida de líquido por la vagina.

Por supuesto, estos dolores pueden ser parecidos a los que se tiene durante un embarazo normal, como las contracciones suaves o el dolor de espalda. Hay que estar atenta al cuerpo, pero sin necesidad de estar preocupada todo el rato.

Si los síntomas son frecuentes o no desaparecen después de beber un poco de agua o zumo y acostarse durante una hora, es recomendable llamar a su médico. Y si le sale líquido por la vagina vaya directa al hospital o al centro médico más cercano porque necesitará atención médica inmediata.

Durante el embarazo, el padre también sufre importantes cambios, aunque no sean tan obvios como los suyos (no le sale tripa ni siente nauseas). A veces intentan cambiar de aspecto (cambiándose el corte de peo, o dejándose barba o bigote) o que inicie nuevas actividades para prepararse para este cambio de la edad adulta. Sino lo han hablado ya, es un buen momento de comentar todos estos cambios y de la forma en que sus nuevos papeles de padres pueden afectar a la relación de pareja.

Al tener la tripa más abultada el cinturón de seguridad debe colocarse de manera apropiada. La parte que sujeta el regazo debe ir por debajo del abdomen, ajustada a las caderas. La bandolera debe ir desde el hombro hasta la cadera, por encima del abdomen, no cruzándolo.

Semana 25

El bebé

El feto va engordando cada día un poquito más, ya que sigue acumulando materia muscular y grasa. Adquiriendo relieve. Ya mide un poco más de 30 cm y pesa unos 680 gramos.

La piel todavía es fina, arrugada y pálida. A partir de ahora comenzarán a salirle pequeños vasos sanguíneos, llamados capilares, por debajo de su piel, que le darán un color rosado.

La corteza cerebral está formando capas. La mayor parte de las acciones del bebé están controladas por las zonas del cerebro que se desarrollaron primero. La corteza cerebral del ser humano es la estructura cerebral más elaborada de todo el reino animal y nos da la capacidad de pensar, idear y sentir de forma compleja.

La mujer

Siente como sus órganos comienzan a aplastarse. Es culpa del tamaño del útero, que mide ya como un balón de fútbol: mide unos 25 cm de diámetro desde el hueso púbico hacia arriba, hasta un punto a mitad de camino entre el ombligo y el esternón (el hueso donde se juntan las costillas).

Lo común es realizar un análisis de orina en cada visita al doctor. Es probable que le hagan un análisis de tolerancia a la glucosa, entre las 24 y las 28 semanas. Se realiza para detectar síntomas de diabetes gestacional, una alteración que eleva el nivel de azúcar en sangre, pero que suele desaparecer tras el parto. Ente el 2% y el 5% de las mujeres embarazadas la padecen. No tenga miedo por la prueba, ya que es muy simple. Le darán a beber un vaso con una solución azucarada, y unas horas más tarde le tomarán una muestra de sangre para analizar su nivel de azúcar. Si es demasiado elevado, puede que tenga que seguir una dieta especial y, en algunos casos, tratarse con insulina.

La necesidad constante de ir al baño a orinar puede resultar una de las peores molestias del embarazo. Por inconveniente que sea, debe vaciar su vejiga en cuanto sienta la necesidad. Las infecciones del tracto urinario (ITU) son muy comunes durante el embarazo y pueden estar causadas o agravadas por no orinar inmediata o completamente.

Para saber su sufre de ITU debe conocer los síntomas que se tienen. Se suele tener una necesidad frecuente de ir al baño, y a veces puede que aunque tenga muchas ganas no ocurra nada. También puede sufrir escozor o dolor al orinar o quizá la orina tenga un olor desagradable. Si nota alguno de estos síntomas, llame a su médico en cuanto pueda. Las ITU se curan fácilmente, pero pueden causar graves complicaciones si no se tratan bien durante el embarazo.

¿Su pareja le ha dicho que ronca al dormir? El aumento de estrógenos durante el embarazo provoca congestión, lo que puede hacer que ronque.

Semana 26

El bebé

El bebé ya puede flexionar algunos de los músculos que le permitirán alimentarse: la boca y los labios. El instinto de mamar es tan fuerte que si su mano pasa cerca de su cara, se chupará el dedo pulgar o cualquiera de los demás dedos.

Es común ver en las ecografías a los bebés chupándose el dedo pulgar. De hecho, algunos bebés nacen con ampollas en los labios, dedos o manos de tanto chuparlas. Este es uno de los más de 70 reflejos con los que nacerá el bebé.

Otro de los reflejos es agarrar las cosas. Los recién nacidos agarran el dedo con una fuerza sorprendente. Eso es porque cuando estaban dentro de la tripa ya practicaban, agarrando y estirando el cordón umbilical para mejorar su agilidad prensil. No se preocupe: el cordón está preparado para ello.

Las fosas nasales del bebé empiezan a abrirse, lo cual le permite practicar la respiración con sus músculos y sus pulmones. Por supuesto, no tiene aire que respirar, de modo que 'inspira' y 'espira' líquido amniótico. Así al nacer sabrá respirar el aire necesario para vivir.

El feto mide ahora unos 33 centímetros de largo y pesa unos 800 gramos.

La mujer

La madre tiene que comer por ella y por su futuro hijo, por lo que debe ser responsable en la dieta y la frecuencia de las comidas. También es necesario comer bien por su salud. Ya que si el nivel de azúcar de su sangre es bajo puede sentirse mareada, temblorosa y cansada. Una ayuda para que eso no pase es realizar comidas ligeras y frecuentes. Al salir de casa es bueno llevar pequeños tentempiés, como fruta o yogures, para tener siempre a mano algo nutritivo que llevarse a la boca.

Puede que le asalte la duda de si es bueno comer comida picante durante el embarazo. No se sabe realmente cual es el efecto que causan. Por lo general, si le gustan las comidas picantes y su cuerpo las tolera, puede seguir tomándolas. Lo que no es recomendable, es probar alimentos a los que no esté acostumbrada, ya que pueden causarle molestias estomacales, tanto si está embarazada como si no.

Si su embarazo no es de alto riesgo y dependiendo de cuál sea su trabajo, seguramente podrá seguir trabajando hasta el mismo día del parto. De todas maneras, conviene que realice algunos cambios en su día a día para estar cómoda, como intentar poner los pies en alto tan a menudo como sea posible, favoreciendo con ello la circulación y reduciendo las hinchazones.

Semana 27

El bebé

El bebe puede abrir los ojos por primera vez, estando activa la zona visual el cerebro. Casi todas las estructuras oculares están terminadas, y aunque el bebé no pueda distinguir objetos, ve luces y sombras.

Si observa los movimientos del feto en su interior, puede hacerse una idea de cómo pasa los días y las noches. Como si le estuvieran meciendo el bebé se adormece dentro de su barriga. Aunque parezca que sus actividades diarias no sean lo mismo que mecer, el líquido amniótico es un acolchado tan perfecto que el bebé sólo siente un suave balanceo. Seguramente dormirá la mayor parte del día, y durante la noche, cuando usted se echa a dormir, despierta y comienza a moverse más.

A lo largo del mes que viene el bebé ganará unos 450 gramos de peso. Esta semana tiene unas medidas de 33 cm de la cabeza a las posaderas y pesa unos 900 gramos. Está aumentando mucho de tamaño y peso, pero su cerebro y pulmones todavía no están totalmente formados. ¡Menos mal que aún le quedan 13 semanas para prepararse para el mundo exterior!

La mujer

Los pechos es una de las zonas que más cambios presentan durante el embarazo y después del parto. En el primer trimestre comenzaron a aumentar de tamaño, y puede que aun hayan crecido más.

Las aureolas (las zonas oscuras que rodean el pezón) también presentan cambios: en el primer trimestre se oscurecieron un poco, y ahora la pigmentación oscura puede que se extienda más allá de las areolas. Esto recibe el nombre de areola secundaria, y puede llegar a cubrir la mitad del pecho.

No se sabe porque sucede esto, pero la mayoría de los expertos creen que se debe a que la piel oscura es una especie de diana, para facilitar al bebé la localización del pezón durante la lactancia materna. No se preocupe, ya que es un cambio temporal, que como mucho suele durar hasta 12 meses después del parto.

La mayor parte de las mujeres embarazadas tiene sueños muy reales y puede que extraños: que su hijo recién nacido le diga: “te quiero mamá”, dar a luz a un hijo adulto o una camada de gatitos… No todos los sueños tienen que ver con el embarazo. También se viven apasionantes relaciones amorosas, frenéticas aventuras, y todo tipo de cosas alucinantes, todo ello muy real.

Estos sueños del embarazo pueden deberse a todas las hormonas que circulan por su cuerpo. También puede ser una manera de enfrentarse a todas las ideas y emociones que se viven en este momento. Sea cual sea la razón, no se tome los sueños en serio, y tómese con optimismo estas escapadas nocturnas.

Para satisfacer las necesidades de proteína que necesita tanto usted como su bebé debe tomar proteína de 'calidad', es decir su valor nutritivo. Casi toda la proteína animal es de calidad, mientras que la vegetal no lo es. La mezcla de alimentos vegetales y animales en cantidad adecuada permite que unos alimentos complementen a los otros

Semana 28

El bebé

Estamos ante una etapa vital en el desarrollo de los pulmones del bebé. Se están llenando de vasos sanguíneos para que cuando inspire su primera bocanada de aire, los pulmones absorban el oxígeno y lo puedan enviar a estos vasos, que harán circular la sangre oxigenada por todo su cuerpo. El feto también está empezando a fabricar una sustancia tensioactiva que impide que los alvéolos de sus pulmones se adhieran entre sí, permitiéndole respirar correctamente al nacer. También están madurando los tubos bronquiales, dividiéndose cada vez más.

Como comentamos la semana pasada, el bebé ya puede abrir los ojos distinguiendo luces y sombras. Si a partir de esta semana, pone su abdomen ante una luz brillante, abrirá los ojos y se apartará de la luz, en plan: “Mami, apaga eso que quiero dormir”.

A parte de su sentido visual, las ondas cerebrales indican que reacciona a los sonidos de su entorno. Se preguntará que puede oír, ¿no? Entre otras cosas, su voz, el ruido que hace su estómago cuando tiene hambre e incluso los ruidos externos.

Si se estudian sus ondas cerebrales se notan diferencias durante sus ciclos de sueño, haciéndose más claros y distinguibles a medida que se vaya acercando el gran día.

El feto se pone gordito con rapidez, pesando cerca de 1 kg. Mide 25 centímetros de la cabeza a las nalgas, pero si le pudiera poner totalmente estirado, mediría casi 40 centímetros de largo.

La mujer

A medida que avance el embarazo, notará que le aparecen marcas de estiramiento en la piel o estrías, sobre todo en la zona del abdomen. También le pueden surgir marcas rosadas, rojizas o blancas en las caderas, los senos, las nalgas o los muslos.

En el mercado existen muchas cremas y lociones que aseguran prevenir la aparición de estas marcas o evitar que se extiendan. No se crea todo lo que dicen. La mayoría de los expertos coinciden en que no hay mucho que se pueda hacer para evitar que aparezcan estas marcas. Es sobre todo una cuestión de genética: si su madre las tuvo, es muy posible que usted también. Con todo, aplicarse cremas en la barriga no es malo, evitando que la piel se seque y pique. De todas maneras no se preocupe, ya que estas estrías suelen ir desapareciendo poco a poco tras el parto.

Si su Rh es negativo, esta semana seguramente le administrarán una inyección de 'anti-D', por si el bebé es Rh positivo. Con ello se evita que su cuerpo produzca anticuerpos contra los glóbulos de sangre del bebé que puedan haber pasado a su riego sanguíneo. Justo después del parto se realizará un análisis de la sangre del bebé. Si su Rh es efectivamente positivo, a usted le administrarán otra inyección de 'anti-D' en ese mismo momento para proteger futuros embarazos.

Probablemente lleve un tiempo sin sufrir náuseas. Ahora puede que note ardor o indigestión. Esto se debe a que durante el embarazo se ralentiza todo el sistema gastrointestinal, relajándose los músculos del estómago y del esófago de modo que los ácidos gástricos suben hasta la boca.

Tercer Trimestre

Semana 29

El bebé

Esta semana es una fecha importante en el desarrollo cerebral del bebé, ya que su cerebro ha madurado tanto que puede regular su temperatura corporal. Por supuesto, el bebé todavía necesita el calor del cuerpo de su madre para mantenerse caliente hasta el que nazca.

Se sigue desarrollando células nerviosas del cerebro. Al nacer, tendrá cientos de miles de millones de ellas, que aunque parezcan muchas, se debe recordar que no se crearán más después de nacer.

Con cada semana que pasa el feto parece cada vez más a un bebé preparado para nacer. Está engordando bien, aunque pese a la acumulación de grasa, el pequeño todavía es delgado: sólo es grasa un 2% ó 3% de los 1,2 kilogramos que pesa esta semana.

Esta grasa también favorece que la superficie de su piel sea más lisa y pálida, siendo muy importante para su capacidad de conservar el calor.

La mujer

Sólo quedan 11 semanas para tener a su hijo en los brazos. Los tres meses siguientes serán la etapa de mayor engorde para el bebé y también para usted. En este último trimestre puede que engorde unos 5 kg. Es común engordar medio kilo de media por semana, pero depende mucho de la mujer.

Los calambres son comunes en durante el embarazo, llegando incluso a despertarla estando dormida. No todas las mujeres los tienen. Los expertos no saben con seguridad qué los produce: algunos aseguran que suceden por culpa del aumento de peso y otros que son consecuencia de una carencia de calcio o potasio. También puede ser debidos a la presión que ejerce el útero sobre los nervios que van a las piernas.

Para que se pase el calambre, lo mejor es estirar la pierna con suavidad, flexionando el pie y estirando los dedos hacia usted. También puede ser bueno hacer estiramientos durante el día y justo antes de irse a la cama. Asegúrese de consumir alimentos ricos en calcio (lo mejor son los productos lácteos), así como los que contienen gran cantidad de potasio, (plátanos).

Conforme se acerque el día del parto, es normal sentir curiosidad hacia las técnicas que se usan durante el parto. Una de ellas es la episiotomía, que es una pequeña incisión quirúrgica que se practica en los tejidos del suelo perineal para agrandar la abertura vaginal y ayudar al bebé a nacer más fácilmente.

Debe saber que es voluntaria y que existen otras técnicas que la evitan. Existen muchas posturas diferentes sobre su utilidad, variando mucho el porcentaje según el país, (Holanda, por ejemplo, registra un porcentaje de episiotomías del 8 por ciento. En algunas regiones europeas, el índice es del 6 por ciento, mientras que en otras es del cien por cien). Es conveniente conocer todas las consecuencias de su realización, existiendo mucha documentación sobre ello. Entre otras la páginas web: www.episiotomia.info

Según la OMS, los últimos estudios realizados demuestran que la episiotomía es necesaria solamente en un pequeño porcentaje de casos. Para el resto, no tiene beneficio alguno; sino que constituye una de las causas más frecuentes de hemorragia e infección posparto; incrementando notablemente las probabilidades de sufrir un desgarro anal importante y debilitando los músculos perineales, favoreciendo posteriores trastornos como incontinencias y prolapsos.

El doctor Wagner, durante muchos años director del departamento de salud materno-infantil de la OMS, la califica de «mutilación genital»:

El corte para abrir la vagina durante el parto (episiotomía) nunca es necesario en más del 20 por ciento de los casos, y la ciencia ha constatado que causa dolor, aumenta el sangrado y provoca más disfunciones sexuales. Por todas estas razones, realizar demasiadas episiotomías ha sido correctamente etiquetado como una forma de mutilación genital en la mujer. El índice de episiotomías del 89 por ciento en España constituye un escándalo y una tragedia.

Semana 30

El bebé

El cerebro del bebé prosigue su desarrollo, antes su superficie era lisa, pero esta semana empieza a adquirir su aspecto arrugado. Estas arrugas se llaman circunvoluciones, y aumentan la capacidad del cerebro para alojar células.

En cambio, el lanugo, el vello ultra fino que cubría la piel del bebé, comienza a desaparecer, aunque puede que aun le quede algo en la espalda y en los hombros.

Durante este trimestre es muy importante comer bien, porque el bebé toma directamente de la madre los nutrientes que necesita para acumular reservas internas y ganar peso. Por ejemplo, el calcio de la leche va a construir sus huesos y el hierro del suplemento vitamínico prenatal y de los alimentos que consume pasa a sus reservas de hierro, que le duraran hasta los 6 ó 9 meses de edad. La proteína también es vital en estos últimos meses, ya que fomenta el desarrollo celular sano del cuerpo del bebe.

El bebé pesa en esta semana unos 1,3 kilogramos y mide poco más de 27 centímetros de la cabeza a las posaderas. Su longitud total con las piernas estiradas es de unos 40 centímetros.

La mujer

El fondo del útero está unos 10 centímetros por encima del ombligo. Al estar tan estirada la piel, es posible que le pique. Lo mejor es darse un masaje en el abdomen con una crema hidratante. Por mucho que le apetezca, no debe rascarse, ya que puede que seguramente sólo empeorará el picor.

También pueden extenderse los picores a los brazos, las piernas y los dedos de pies y manos. Si son importantes y continuos lo mejor es consultar con su médico ya que podrían ser signo de algún trastorno.

Semana 31

El bebé

A mediados del tercer trimestre muchos médicos y comadronas recomiendan a las madres controlar el movimiento del feto. Es algo muy sencillo de realizar, que se debe hacer todos los días, y más o menos a la misma hora.(si es posible, la hora de mayor actividad del bebé). La madre debe estar tumbada, y debe cronometrar el tiempo que tarda en sentir diez patadas, giros o aleteos, es decir, cualquier tipo de movimiento.

Lo ideal es que suceda en menos de una hora. Hay veces que sólo se tardan unos minutos, según la hora del día. Si pasa una hora sin movimiento, no se preocupe, coma algo ligero, túmbese boca arriba y vuelva a intentarlo. Es normal estar 30 o 40 minutos sin notar al bebé, ya que puede estar durmiendo. Si aun así no nota nada, avise a su médico. No obstante, si permanece sentada en silencio durante un par de horas, se siente que el bebé se despierta al menos una vez.

Según vayan pasando las semanas el bebé se notará menos activo, ya que el movimiento del bebé es cada vez menos errático y más organizado. Además es mucho más grande, por lo que no tiene tanto espacio en el útero como hace algunas semanas.

El bebé lleva varias semanas en posición fetal, con las piernas encogidas. Pesa alrededor de 1,5 kilogramos y mide unos 28 centímetros de la cabeza a las posaderas (43 centímetros estirado). Aún tiene que crecer más, si no en longitud, sí en peso, engordando casi otro kilo este mes. En nueve semanas lo tendrá en sus brazos.

La mujer

Durante el embarazo puede haber notado que se quedaba sin aire. Ahora le resultará todavía más difícil respirar bien, ya que el útero empuja el diafragma hacia los pulmones.

Si la barriga le cae hacia abajo, respirará mejor que las mujeres que la llevan alta. Si nota que le cuesta respirar, lo mejor es tomarse las cosas con calma, respirando hondo varias veces.

Hacia la semana 37 o 38, puede que respire mejor, ya que el bebé bajará hacia la pelvis, para prepararse para el parto, aliviándole la presión sobre el diafragma y los pulmones.

Seguramente habrá estado alerta desde mitad del segundo trimestre a los síntomas de parto prematuro. Ahora que está en el tercer trimestre, su cuerpo puede que comience a hacer prácticas de parto, es decir, a realizar unas contracciones llamadas 'contracciones de Braxton-Hicks'. Son diferentes a las que anuncian un parto prematuro y no son motivo de alarma.

Las de Braxton-Hicks son irregulares y desaparecen al cambiar de posición o pasearse por la casa.

Puede parecer que las madres son las únicas que se preocupan por el embarazo, notando muchos cambios. Aunque parezca increíble, los padres también (está claro que a menor medida).

Las investigaciones afirman que el 60% de los hombres presentan alguna clase de síntomas físicos cuando su pareja está embarazada. Lo más probable es que estos cambios sean consecuencia del deseo del hombre de ser parte del embarazo, ya que, también éste va a cambiar su vida.

Puede ser un buen momento para pensar en quien podrá ocuparse del bebé cuando vuelva al trabajo. Existen varias opciones: dejarlo con un familiar, llevarlo a una guardería, contratar una canguro… que son conveniente investigar.

Aunque puede darse el caso de que no sea necesario que alguien se ocupe del bebé durante todo el día, es posible que desee que le recomienden varias canguros para ocasiones especiales. Si se lleva bien con sus compañeras de clase de preparto, puede ser una buena idea formar un círculo de canguros.

Aunque le parezca temprano, si resuelve esta cuestión ahora, tendrá una cosa menos de qué preocuparse cuando esté cuidando a su bebé

Semana 32

El bebé

Durante esta semana el bebé puede colocarse cabeza hacia abajo o posición vértice. Con suerte, se quedará así hasta el parto. Pero puede cambiar de posición varias veces antes de nacer. A veces parece que se hace sitio a empujones para colocarse, sobre todo si lo hace al final del embarazo.

El cambio de posición durante esta semana, sucede porque, la cantidad de líquido amniótico que hay en el útero (litro y medio más o menos) es perfecta para que el bebé se coloque boca abajo fácilmente. Durante las ocho semanas que quedan, irá disminuyendo en proporción al aumento de tamaño del bebé.

El feto mide unos 45 centímetros de largo totalmente estirado y pesa entre kilo y medio y dos kilos.

La mujer

Conforme vaya creciendo el bebé, notará sus codos o sus pies golpeándole las costillas. No es muy agradable, y si le molesta pruebe a tumbarse de costado o a cambiar de posición para animar al bebé a moverse.

Estos días puede que tenga una sensación de torpeza, tropezando con sus propios pies, con las mesas… Se debe a la unión de dos factores, el aflojamiento de sus articulaciones y el desplazamiento de su centro de gravedad. No se puede hacer gran cosa, aparte de llevar zapatos planos o andar más despacio y con cuidado.

Las clases de preparación para el parto estarán a punto de comenzar. En ellas le explicarán las fases del parto, las técnicas de atenuación del dolor, los fármacos disponibles y los procedimientos hospitalarios habituales. Es bueno participar activamente en las clases: haga preguntas y hable con libertad de sus esperanzas y sus miedos.

La pareja también debe participar, para que esté igual de preparado que usted cuando llegue el momento y esté en condiciones de prestarle todo su apoyo. Si no es la primera vez que da a luz, puede ser conveniente repetir las clases para refrescar sus conocimientos y mantenerse en buena forma.

Esta semana es bueno visitar el hospital donde dará a luz. Si asiste a clases de preparto organizadas por el hospital, es probable que esta visita ya esté incluida, así que asegúrese primero.

La visita consiste en ver las salas de parto y postparto, a parte le explicarán los trámites de admisión. Saber qué hacer, a quién llamar y dónde ir con antelación evita nervios de última hora.

También es bueno aprenderse un par de itinerarios para llegar al hospital. Como seguramente usted no podrá conducir, es bueno realizar esta tarea junto con el padre, o la persona que vaya a estar a su lado. Si el gran día hubiese algún atasco inesperado, estarán conocerá un itinerario alternativo.

Saber estás cosas, ayudarán a que estar más tranquilos.

Lógicamente al practicar el sexo se ha quedado embarazada. Al tener dentro al bebé, algunas parejas piensan que no pueden seguir practicándolo. El útero se contrae suavemente durante el orgasmo, pero no entraña ningún peligro, ni son señales de parto.

Semana 33

El bebé

El cerebro del bebé prosigue su rápido desarrollo, teniendo los cinco sentidos ya en funcionamiento. Puede ver el mundo líquido que le rodea, saborear el líquido amniótico que traga, sentir el tacto del dedo que chupa, y oír el corazón y la voz de su madre. En el saco amniótico no hay aire que le lleve olores, pero si lo hubiera, también podría olerlos.

Debido al gran desarrollo cerebral experimentado en esta última semana, la circunferencia craneal del bebé ha aumentado en los últimos días casi 1,25 centímetros.

El bebe tiene sus máximas necesidades de grasa y proteínas durante las siguientes semanas, por lo que debe comer más que nunca de manera equilibrada. El feto mide más de 40 centímetros y pesa más de 1,8 kg. A lo largo de las 7 semanas que le quedan duplicará su peso.

La mujer

Durante las siguientes semanas también engordará usted, casi medio kilo a la semana. Aunque pese más de lo que esperaba, no trate de evitar engordar, siempre que el pediatra no le aconseje lo contrario. El bebé necesita ese peso extra, por lo que ya habrá tiempo para perder peso cuando nazca.

Puede que le salga líquido de los senos según se acerque el día del parto. Es el calostro y es la 'primera leche', es decir, es el primer alimento del bebé si opta por la lactancia materna.

Muchas mujeres embarazadas padecen el síndrome del túnel carpiano, caracterizado por una hinchazón de los nervios de las muñecas. Los síntomas son tener las muñecas y los dedos de las manos doloridos o entumecidos.

Normalmente, este problema tiene su origen en un movimiento repetitivo, como escribir a ordenador, pero en el caso del embarazo la culpa es de la retención de líquidos.

Igual que los pies y los tobillos, también se llena de líquido el túnel carpiano, el tubo por el que pasan los nervios de la muñeca a los dedos. Al llenarse de líquido presiona los nervios. Lo más normal es que el dolor y la hinchazón desaparezcan después del parto.

De todas maneras puede seguir estos consejos si le molesta mucho. Si es durante la noche, lo mejor es cambiar de posición para evitar presionar las manos o las muñecas. Llevar una muñequera, ayuda a mantener la muñeca extendida.

Si es posible, reduzca los movimientos repetitivos, como escribir a ordenador.

Si es muy molesto y no logra aliviar el dolor con estas medidas consulte con su médico.

Semana 34

El bebé

Seguramente nota que le bebé se mueve menos que antes. Como ya habíamos comentado esto se debe a que al ser más grande (unos 2 kg de peso y 40 cm de largo) tiene menos espacio. De hecho, como el bebé está apoyado justo contra la pared del útero, seguramente es usted capaz de distinguir la parte del cuerpo que sobresale: un brazo, un pié, un codo…

Si espera un niño, es en este momento cuando sus testículos bajarán desde el abdomen hasta el escroto. A veces, uno o ambos testículos no realizan este descenso antes del parto, pero casi siempre bajan antes de su primer cumpleaños.

Si al nacer parece que tiene un escroto muy grande, no se preocupe, ya que se debe a la presencia de líquido, que desaparecerá en una semana.

Es un dato curioso saber que todos los fetos tienen los ojos de color azul en este momento, sin importar cual vaya a ser el color de ojos definitivo. Hasta que los ojos no hayan quedado expuestos a la luz durante varias semanas desde el nacimiento no termina el proceso de pigmentación del iris. Su color de ojos definitivo puede no ser evidente hasta pasados algunos años.

La mujer

Sólo quedan seis semanas para el nacimiento del bebé por lo que es necesario saber las señales que lo anunciarán. Aunque cada mujer tenga un parto diferente, hay algunos síntomas preparto comunes como: contracciones regulares que se presentan a intervalos cada vez más cortos, romper aguas (ruptura del saco amniótico) o un flujo mucoso manchado de sangre, dolores en la zona lumbar acompañados de dolores de tipo menstrual. Todo esto indica que el cuello del útero comienza a dilatarse.

De todas maneras la aparición de cualquiera de estos síntomas no implica necesariamente que haya comenzado el parto. Puede que tenga señales de parto días o incluso semanas antes de dar a luz. Su médico juzgará si ha llegado el momento, por lo que llámele si nota alguno de estos síntomas.

Seguramente habrá investigado y reflexionado mucho sobre cómo quiere que sea el parto: de que tipo quiere que sea, qué familiares desea que estén presentes, si quiere anestesia.... Puede que incluso lo haya comentado con su médico. Ahora es el mejor momento para volver a hablar de ello o refrescarle la memoria y asegurarse de que tienen la misma idea.

Semana 35

El bebé

Seguramente su médico le haya comentado que debe consumir alimentos ricos en hierro durante el tercer trimestre. Esto se debe a que el bebé absorbe este mineral esencial del cuerpo de su madre para crear sus propias reservas de hierro, principalmente en forma de glóbulos rojos. La mayor parte de esta absorción tiene lugar en los últimos meses de la gestación.

La mejor posición del bebé para el parto es la presentación cefálica, es decir, cabeza abajo. El parto es más fácil si la cabeza, al ser la parte más grande del cuerpo del niño, es la primera en salir por el canal de parto.

Hay un 3% ó 4% de los bebés que a las 35 semanas todavía no han pasado a esta posición. A veces el bebé viene de nalgas, con la cabeza arriba. No esté preocupada si aun no ha cambado de posición, porque a pesar del poco espacio que hay ahora en el útero, el feto todavía puede dar varias vueltas antes de nacer.

A medida que gana peso los brazos y piernas del bebé se hacen más gruesos. A finales de esta semana, puede llegar a pesar 2,5 kg y medir unos 45 cm de largo.

La mujer

A pesar de todas las clases y precauciones, el parto puede ser impredecible. Siempre puede ocurrir que el médico decida que hay algún riesgo para usted o para su hijo y, en consecuencia, opte por la cesárea.

El parto por cesárea consiste en extraer al bebé mediante una incisión quirúrgica practicada en el útero de la madre. Aunque las posibilidades sean pequeñas, es bueno estar informada, por lo que haga que su médico le enseñe la técnica, el tipo de anestesia…

Una de las preocupaciones que tiene muchas futuras madres con el momento del parto es qué ocurriría si el cordón umbilical se enrollase alrededor del cuello del niño. Esta circunstancia es bastante frecuente y no suele ser peligrosa para el bebé. No se sabe por qué ocurre, pero puede que tenga algo que ver con la longitud del cordón

Semana 36

El bebé

Seguramente habrá oído que el bebé oye lo que sucede a su alrededor. Aunque todavía no sepa reconocer los sonidos, ni su significado, estudios recientes demuestran que los recién nacidos prefieren la voz de su madre a las de los demás.

También han descubierto que si el bebé escucha una determinada canción muchas veces mientras está en el útero, mostrará preferencia por esa canción al nacer. Por ello es buena idea, leerle cuentos en voz alta, o escuchar juntos sus canciones preferidas. El bebé sentirá ese momento especial que están juntos, tanto si aun está dentro del útero, como si lo sostiene en sus brazos.

Es un hecho conocido que hay que tener mucho cuidado con la cabeza de los bebés, ya que no es tan resistente como la de un adulto. Esto se debe a que los huesos que forman el cráneo todavía no están totalmente soldados, para que así pueda pasar más fácilmente por el estrecho cuello del útero. Es decir, los huesos se comprimen para pasar por el canal de parto sin daño alguno para el bebé o para la madre. Poco a poco se irán soldando durante el primer año de vida.

El feto mide unos 50 centímetros y pesa algo más de 2,5 kilos.

La mujer

Cada vez le costará más respirar. Esto se debe, a que su útero ha alcanzado mil veces su tamaño original, y al estar debajo de las costillas comprime los pulmones.

En la semana 36 puede que haya ganado 12 ó 13 kilos de peso, siendo probable que durante las siguientes cuatro semanas suba algún kilo más. También debe saber que esto no es siempre así, y que muchas mujeres no engordan nada en su último mes de gestación.

Puede que hay tenido suerte y que no haya sufrido hinchazón por el exceso de líquido (edema). Puede que durante este último mes de embarazo le aparezcan, o le aumenten si ya ha tenido. Para evitarlo, lo mejor es descansar siempre que se pueda unos minutos con los pies en alto o echada sobre el costado izquierdo. Estas posiciones mejoran la circulación sanguínea, poniendo en movimiento el líquido acumulado en las extremidades.

Debe saber que por beber menos agua no se evita está molesta hinchazón. De hecho es bueno beber, ya que así se eliminan mejor los residuos a través de los riñones, se favorece el movimiento intestinal y se mantiene el volumen de sangre.

¡Últimas semanas!

Semana 37

El bebé

La mayor parte de los bebés medirán unos 50 centímetros de largo, con un peso de entre 2,7 y 3 kg. No va a aumentar mucho más de peso, ya pero estas últimas semanas siguen siendo importantes, ya que todavía acumula 15 gramos de grasa al día.

Gracias a ella su cuerpo regulará mejor la temperatura, manteniendo un nivel adecuado de azúcar en sangre. El cerebro también continúa creciendo, así como el cráneo en el cual se aloja.

Puede que le parezca que el bebé está situado más abajo que las semanas anteriores, como si estuviera sentado en su pelvis. Este descenso, conocido como 'encajamiento', puede suceder algunas semanas antes del nacimiento. Lo bueno de esta nueva posición, es que puede que sienta un alivio de la presión sobre sus pulmones y su diafragma, siendo más fácil respirar.

La mujer

Lo malo es que este descenso tiene también una parte negativa. Respirará mejor, pero seguramente notará mayor presión en el bajo vientre y en la pelvis. Además, aunque su cuerpecito pese poco, basta para cambiar su centro de gravedad, sintiéndose algo más torpe que antes del encajamiento.

Como es lógico a medida que se aumentan las visitas de control, viendo a su comadrona todas las semanas.

En estas visitas vigilarán sobretodo su presión sanguínea, así como el control de la presencia de proteína en la orina, ya que una presión sanguínea elevada y la aparición de proteína en la orina pueden ser síntomas de pre eclampsia (enfermedad del embarazo que puede ser peligrosa para usted y para el bebé).

En el caso de que el bebé venga de nalgas (aunque todavía pueda moverse), es posible que su obstetra le hable de las distintas posibilidades de parto entre ellas la cesárea, o de realizar una maniobra para intentar 'darle la vuelta'.

Solo el 5% de los bebés nacen en la fecha prevista, por lo que es una buena idea tener la bolsa preparada por si se adelanta.

Es una buena idea coger solo lo imprescindible, ya que luego habrá que llevar todo de vuelta a casa. Un consejo: adquirir camisones o pijamas confortables (existen modelos con aperturas especiales para facilitar la lactancia), una bata cómoda, zapatillas o calcetines antideslizantes, un buen sujetador de lactancia, neceser y ropa de calle para usted y para el bebé.

No debe llevar tarjetas de crédito, joyas, ni su billetera. Está claro que debe llevar su tarjeta sanitaria, algún documento de identificación personal, y algo de dinero en efectivo para comprar lectura o bebida.

Algunas personas se preparan una lista con los números de teléfono de las personas a las que quieren llamar para darles la noticia. Muchos hospitales prohíben el uso de móviles, por lo que lleve monedas para la cabina de teléfono.

La persona que vaya a estar junto a usted en el parto debe acordarse de llevar la cámara y pilas de repuesto. El parto puede durar mucho tiempo, y es bueno que se lleve una muda de ropa y algunos artículos de tocador, porque quizá necesite darse una ducha entre tanto.

Si no ha empezado ya es bueno comprar algunas prendas para el bebé. Lo mejor son ropas con amplias aberturas, para que le sea más fácil vestirle, evitando ropa con lazos o elementos decorativos, ya que el niño podría atragantarse con ellos.

Semana 38

El bebé

Es raro saber que en cualquier momento puede que se ponga de parto, aunque oficialmente todavía queden dos semanas para que se cumpla el plazo establecido. El ochenta y cinco por ciento de los bebés nacen en las dos semanas anteriores o posteriores a la fecha prevista. Esto no implica dejarlo todo, esperando que llegue el momento, ya que el pequeño podría decidir quedarse un buen rato donde está.

A vez que la madre está atenta a cualquier señal que avise el parto, el bebé también experimenta cambios: pierde el lanugo, el fino vello que ha cubierto su cuerpo durante meses, aunque le pueda quedar algo al nacer, en los hombros, la frente o el cuello. También habrá perdido toda o casi toda la vérnix caseosa, la sustancia cremosa que protegía su piel del líquido amniótico.

Puede que se pregunte donde van estos residuos. Una parte acaba en los intestinos del bebé, donde forma parte del meconio. El meconio es una sustancia viscosa de color negro verdoso que llenará el primer pañal del bebé. También hay células muertas, líquido amniótico y productos de desecho procedentes del hígado, el páncreas y la vesícula del niño. Los riñones del bebé también filtran parte de estos residuos, pero no funcionarán plenamente hasta después del parto.

El bebé ya no experimenta grandes cambios de altura y peso. Seguramente su desarrollo termine en torno a los 50 cm de longitud y los 3 kilogramos de peso.

La mujer

El bebé está adquiriendo su máximo tamaño y peso, aparte de que puede que ya se haya producido el encajamiento.

Todo ello provoca una mayor presión sobre su vejiga, yendo usted al baño mucho más de lo que jamás creyó posible. Aunque le resulte incómodo, no deje de beber agua para mantenerse bien hidratada, teniendo siempre una botella grande al lado para no estar yendo a la cocina cada dos por tres.

Es buen momento para repasar las notas que ha tomado en su clase de preparación para el parto, pensando en qué posición desea dar a luz. Como le habrán comentado cada mujer es diferente. Algunas prefieren estar de pie durante las contracciones, otras están mejor poniéndose a cuatro patas, sentadas en una mecedora… Se deben practicar ahora las distintas posiciones, porque puede que ni usted ni su pareja recuerden todas las posibilidades con los nervios del momento.

Tiene que pensar ya en que debe volver con el bebé a casa, por lo que es un bueno momento para comprarse una silla de seguridad infantil para el coche, alquilarla o pedirla prestada. Las buenas, se instalan de espaldas a la marcha, ya que es más seguro. Sólo el 5% de los bebés nace en la fecha prevista, así que es bueno tener esto resuelto con antelación.

Semana 39

El bebé

El bebé está preparándose para entrar en el mundo. Su sistema endocrino multiplica la producción de hormonas para luchar contra el estrés durante el parto que padecerá durante el parto. Fuera del útero, estas hormonas cumplirán otras funciones, como mantener su sistema corporal sin la placenta. Estos cambios exigen gran cantidad de energía y esfuerzo.

Los pulmones del bebé también siguen su desarrollo para estar preparados cuando tengan que respirar aire el día que nazca. Ahora están trabajando en la fabricación del agente tenso activo que evitará que los numerosos alvéolos se adhieran entre sí cuando respire aire por primera vez.

Nada más respirar por primera vez, el bebe llora. Aunque de pena oír llorar a un niño, este primer llanto significa que el bebé respira bien. Eso sí, no espere ver lágrimas, ya que sus lacrimales no las producirán hasta dentro de unas semanas.

Si el bebé no chilla, no se ponga nerviosa, porque algunos bebés no lloran al nacer. Lo importante es que comience a respirar.

La mujer

Seguramente habrá experimentado ya las contracciones de Braxton-Hicks. Son originadas por su cuerpo para entrenarse para el parto.

Ahora, puede ser más difícil distinguir estas contracciones de las auténticas. Si son irregulares y desaparecen al cambiar de posición o cuando se pasea, lo más probable es que sea una falsa alarma. Pero no se confíe, porque puede pasar de la falsa alarma al parto real en minutos. Una buena idea es cronometrar sus contracciones: si se presentan a intervalos regulares y cada cinco minutos durante al menos una hora, llame a su médico o comadrona.

Si rompe aguas (si sale un hilillo o flujo importante de líquido de la vagina), llámeles inmediatamente y acuda al hospital.

Sobre todo son dos las señales que indican que el bebé viene ya. La más conocida es la ruptura de aguas (ruptura del saco amniótico). Otra es un flujo mucoso sanguinolento, que es el tapón que obstruía el cuello del útero.

Existen varias alternativas para evitar los dolores del parto. Algunos fármacos sólo alivian una parte, mientras otros tratan de evitarlos por completo. Es importante conocer las alternativas de que dispone, hablando de ellas con su médico antes del parto.

Semana 40

El bebé

Aunque en esta semana se cumplan los 9 meses previstos para el nacimiento, no se preocupe si el bebé tarda en salir, prefiriendo quedarse al calor y la seguridad de su cuerpo durante algunos días o incluso semanas más.

Al prolongarse el embarazo, los controles médicos son más frecuentes, pudiendo realizarle alguna otra prueba para ver si el bebé está bien.

El bebé ya es grande y apenas puede moverse en el interior del útero. Está tan acostumbrado a la posición fetal, que incluso después de nacer, su cuerpo permanecerá durante algunas semanas así.

Su cuerpo ya está preparado para la vida fuera del útero. Lleva varios meses acumulando grasa (un 15% de su peso corporal) para poder mantenerse caliente en el exterior. También posee almidón en el hígado para transformarlo en glucosa después del parto y reservas de líquido.

El peso medio que suelen tener los bebés es de 3,5 kilogramos y 50 centímetros de longitud (los niños son un poco mayores que las niñas).

La mujer

Ahora que está cerca el final del embarazo, es bueno reflexionar sobre la increíble transformación que ha sufrido su cuerpo durante los últimos nueve meses. El útero es mil veces más grande que el de una persona no embarazada. Y los senos son el doble o triple de grandes, ya que están preparados para la lactancia materna. Cada mama pesa ahora alrededor de medio kilo más.

Como hemos comentado arriba, no todos los bebés se deciden a salir a las 40 semanas. No existe retraso hasta las 42 semanas.

Seguramente estará nerviosa, y deseando que acabe todo para ver a su hijo. Aunque parezca imposible, lo mejor es relajarse, considerando estos últimos días como una oportunidad para dedicarse algo de tiempo a sí misma, ya que cuando nazca el bebé este necesitará atención constante, y pasará algún tiempo antes de que recupere su independencia. Por ello, vea una película, lea un libro…

Los expertos recomiendan lavar las ropas que vaya a llevar el bebé, porque algunas prendas son tratadas con productos químicos para mantener su textura y color, que pueden ser irritantes para la sensible piel del recién nacido. Para lavarlos, use un detergente suave no biológico.

 

 

 

 

 

 

 

 

Who's Online

Tenemos 8 invitados conectado