Bookmark and Share
Martes, Octubre 24, 2017
   
Text Size

Niñez temprana (3-5 años)

Esta etapa puede definirse como la edad del descubrimiento, la exploración, la curiosidad sobre el medio ambiente, el conocimiento del lenguaje (sobre todo verbal), desarrollo intelectual; la interrelación con las personas que le rodean tales como: familiares (madre, padre, hermanos, tíos, abuelos, etc.) amigos, otros niños, adultos, escuela, etc.

Durante este periodo el niño suele hacer muchas preguntas: ¿Qué es eso? ¿Por qué?; con estos cuestionamientos va aprendiendo sobre todo lo que lo rodea, los nombres y los usos de los diferentes utensilios y artefactos del hogar; además aumenta su vocabulario, ya que, la parte intelectual es la primera en desarrollarse. El desarrollo emocional inicia en esta etapa, afianzando el amor y el cariño percibido por sus familiares y allegados.
Las rabietas, propias del comportamiento, deben empezar a disminuir, ya que el niño debe entender lo que se le dice y tener autodisciplina.
La niñez temprana  es una etapa irreal, donde el niño vive su fantasía, crea todo un mundo en torno a él, pasa la mayor parte del tiempo jugando.
El cuerpo y cerebro se desarrolla durante este periodo, a tal punto que se llega al control de los esfínteres, lo que le permite ir al baño cuando lo desee y dejar el pañal desechable.

El niño se enmarca en su propia identidad. Comienza a identificar las diferencias entre varones y hembras, en cuanto a su cuerpo, forma de vestir, juegos, etc.; por lo que es normal que se inicie la exploración sexual en esta etapa.

Desarrollo de la Personalidad en la edad temprana.
 
La personalidad se desarrolla en la niñez, se va forjando poco a poco, con los acontecimientos y vivencias del niño a través de los años; herencia de sus padres y los acontecimientos personales de cada individuo. Es por ello que se debe dejar que el niño resuelva por sí mismo los problemas que se le pueda ir presentando durante esta etapa, ya que, con ello se logra forjar un individuo con alta autoestima.
Si el niño crece con autoestima alta, será capaz de imponerse y lograr sus metas, podrá enfrentar los problemas y conflictos que se le presenten en la vida adulta; además conocerá sus habilidades y limitaciones; y tendrá constante deseo de superación. En cambio, si el niño se desarrolla con baja autoestima siempre estará temeroso de su entorno.
 
Rabietas
 
Las rabietas son expresiones normales del temperamento del bebe, estas pueden iniciarse a partir de los 12 meses. Las razones que la provocan son diversas, por ejemplo cuando se le quita algún objeto, cuando se le corrige, si se siente impotente ante cualquier situación, etc. Las rabietas ocasionales son normales y propias en bebés de 12 a 36 meses; a medida que el bebé va madurando las mismas deben disminuir gradualmente. Si las rabietas persisten es probable que se trate de algún trastorno en la personalidad del niñ@ y es recomendable acudir al psicólogo.
Cuando se presenta la rabieta no se le debe dar mucha importancia, ya que los niños lo hacen para llamar la atención, si se le ignora con frecuencia deja de hacerlo. Otra técnica sería lavarle la cara con agua a temperatura normal, esto tranquilizará al bebe rápidamente.
Se le debe decir que está mal, el malestar que provoca en sus padres, sentimientos de tristezas, etc.
 
De 1 a 3 años de edad
 
Anexo encontraras las principales características de los bebes promedios en esta etapa. No significan que deben de cumplirse 100% en tu bebe, estas son solo parámetros de comportamientos generales.

Características principales de los niños:

  • Son enérgicos, activos y curiosos.
  • Suelen ser egoístas y no les gusta compartir con los demás niños.
  • Tratan de imitar sonidos y actuaciones de sus padres y personas que le rodean. En esta etapa se les puede enseñar los diferentes sonidos que producen los animales. Con cierta regularidad repiten palabras y las memorizan. Cerca de los tres años hacia los 30 y 36 meses, se siente independientes y quieren iniciar a hacer diferentes actividades como (comer, cambiarse, lavarse las manos, etc.) por sí mismos, sin requerir ayuda.
  • Tienen capacidad de atención de tan solo 15 minutos, si les interesa la actividad que estén desarrollando.
  • Desarrollan destrezas físicas como saltar, caminar en línea recta, caminar en círculo y hacia atrás, entre otras.
  • A partir de los 18 meses, pueden reconocer y señalar las partes del cuerpo al mencionárselas.
  • Identifican las semejanzas y diferencias entre sus padres, hermanos, otros niños. 
  • Juegan constantemente ya sea solos o con otros niños (sin importar el género).
  • Se incrementan sus vocabularios de aproximadamente 300 palabras y aumenta su entendimiento.
  • Les gustan que se les lea cuentos o le cuenten historias.
De 3 a 5 años de edad.
  •     Se vuelven más sociables con otros niños y adultos de su entorno.
  •     Tienen más conciencia de sus propios sentimientos y pensamientos;
  •     Pueden hacer rabietas y malcriadezas.
  •     Tienen la habilidad física de correr, saltar, rodar, trepar, entre otros.
  •     Aumentan su vocabulario de 300 a 1,000 palabras en el transcurso del año.
  •     Puede hacer oraciones coherentes hasta de 5 palabras.
  •     Son selectivos con sus cuentos favoritos.
  •     Su capacidad intelectual aumenta aprendiendo vocales, letras, números, partes del cuerpo, entre otros.
  •     Empiezan a reconocer letras y a prestar atención a la escritura.
  •     Diferencian entre figuras, dibujos y letras.
  •     Inician sus primeros trazos, verticales, horizontales, círculos, etc.


Necesidades que requieren los niños entre 1 y 2 años

 

  •     Oportunidad de toma de decisiones
  •     Se les debe explicar qué se espera de ellos.
  •     Ejercicios y actividades que estimulen su Psicomotricidad gruesa.
  •     Manipulación de objetos pequeños que incentiven la psicomotricidad fina, como pinzas, artículos pequeños, rompecabezas, entre otros.
  •     Desarrollo de sus cincos sentidos tocar, probar, oler, escuchar y ver cosas nuevas.
  •     Otorgar responsabilidad sobre sus acciones, todo tiene su consecuencia.
  •     Oportunidades para desarrollar y practicar sus destrezas de lenguaje;
  •     Conocer las letras y los números.
  •     Aprender sobre los libros y la escritura.

Los niños entre los 2 y 3 años requieren oportunidades para:

  •    Desarrollar la psicomotricidad fina (por ejemplo, cómo agarrar los crayones y lápices, cómo armar un rompecabezas o hacer un collar de cuentas)
  •     Darles independencia de hacer actividades por si solos, como comer, vestirse, etc.
  •     Desarrollar su lenguaje a través de Hablar y cantar;
  •     Sociabilizar con otros niños.
  •     Mover sus cuerpos de forma circular, salto, etc.
  •     Conocer los libros y su importancia, además aprender a leer y escribir.
  •     Actividades que desarrollen su vocabulario.