Bookmark and Share
Martes, Octubre 24, 2017
   
Text Size

Disciplina Efectiva

Podemos decir que la disciplina efectiva es aquella que conlleva como consecuencia la acción deseada por el disciplinario. Es decir, para que la disciplina sea efectiva debe lograr que el niño al que se le esta disciplinando haga lo que se le pide.

Disciplinar es conseguir que los hijos se comporten de la manera socialmente aceptable en la sociedad y con criterio de los buenos valores de la familia como lo es la honestidad, el respeto, entre otros.

Para los padres de hoy en día resulta una tarea difícil de lograr, sin embargo, existen diversas técnicas y pautas que nos pueden ayudar a conseguir lo que deseamos de nuestros hijos sin necesidad muchas veces de llegar al maltrato sea psicológico, físico, etc.

Dentro de las recomendaciones generales podemos señalar:

  1. Reconocer el carácter de cada hijo en particular: es importante identificar el carácter y comportamiento de nuestros hijos, aún estos sean bebes. Para identificarlo de manera más rápida y sencilla, lo clasificaremos según su temperamento de la siguiente manera:
Temperamento Fácil (Flemático y Sanguíneo)

a) FLEMÁTICO: es el niñ@ obediente, calmado, tranquilo, confiable, dócil, pacífico, diplomático, eficiente, fiable al primer momento de llamarle la atención actúa inmediatamente, se maneja por horarios, es decir duerme de manera adecuada y en los horarios establecidos. La mayor parte del tiempo esta feliz, es capaz de entretenerse por si solo sin la necesidad de intervención de un adulto, esto podría ser en el caso de los bebes cargador, silla de juego, columpio, catre, etc. En los casos de los niñ@s televisión, carros, muñecas, rompecabezas, juegos instructivos, etc.

En la etapa de la adultez suelen ser ecuánimes, pacientes, tranquilos, eficiente, conservador, practico, líder, diplomático, juicioso y llevadero.

Dentro de los aspectos negativos FLEMÁTICO tacaño, temeroso, indeciso, espectador, auto protector, egoísta, sin motivación, obstinado, blando frente al error.

b) SANGUÍNEO: es un niñ@ alegre, conversador, expresivo, cariñoso, entusiasta, calido, amigable, compasivo es muy sociable, le gusta estar rodeado de personas, le gusta que le acaricien y que le carguen constantemente, necesitan sentir el calor humano.

Dentro de los aspectos negativos del SANGUÍNEO podemos destacar: débil de carácter, inestable, indisciplinado, inquieto, no confiable, egocéntrico, ruidoso, exagerado y temeroso.

2.A) Temperamento Difícil COLÉRICO: niñ@s/ bebes irritables lloran con gran facilidad, con cierta regularidad están de mal humor, poco sociables, hiperactivos, duermen poco, necesitan llamar la atención constantemente, voluntarioso, determinado, independiente, optimista, practico, productivo, decisivo, confiable, líder.

Dentro de los aspectos negativos podemos señalar que suelen ser Iracundo, crueles, rencorosos, sarcásticos, dominantes, desconsiderado, orgulloso, autosuficiente, no emocional, astuto, impulsivos, dicen lo que piensan, son ofensivos.

2.B) Temperamento Difícil MELANCÓLICO: Suelen ser niñ@s muy cuidadosos que analizan las diferentes personas y situaciones antes de tomar cualquier decisión. Suelen mostrarse inseguros en situaciones desconocidas y son poco arriesgados. Son inquisitivos, se centran en los aspectos negativos de las personas. Con sus amigos son muy fieles y leales. Se entristecen con facilidad, lloran por todo, les gusta ser el centro de atracción, son inteligentes, fieles, dotado, analítico, sensible, perfeccionista, idealista, leal, abnegado, sacrificado y sincero.

Los aspectos negativos de este temperamento es que son egocéntricos, taciturnos, negativos, tercos, poco prácticos, no suelen sociabilizar, critico, vengativo, tristes, depresivos. ser pesimista, vengativos, perfeccionista, criticón.

3) Temperamento Mixto: son los niñ@s/bebes que poseen un temperamento combinado entre lo fácil y lo difícil. Con cierta regularidad predomina un temperamento determinado mezclado al mismo tiempo con propiedades de otro. Una manera de identificar el temperamento del hijo es tomar en consideración el temperamento de los padres. Si el padre y la madre tienen el mismo temperamento, los hijos también lo tendrán. Sin embargo, cuando los padres poseen temperamentos distintos, existe una gran probabilidad de que los hijos tengan un temperamento mixto.

Dentro de las combinaciones podemos señalar:

  1. El temperamento colérico y sanguíneo son activos, poseen una fuerte inclinación hacia la acción.
  2. el melancólico y el flemático son más bien pasivos tienden a ser tranquilos.
  3. Los temperamentos coléricos y melancólicos son apasionados; conmueven y repercuten muy hondamente en el alma.
  4. Los sanguíneos y los flemáticos no tienen grandes pasiones, ni inducen a fuertes arranques del alma.

Tips para identificar el temperamento de tu hijo basados en la expresión de su mirada:

  1. La mirada del colérico es entusiasta, apacionada, resuelta, firme, enérgica, ardiente, positiva; su andar es con firmeza y decisión; avanzan deprisa y centrado en lo realmente importante. Los resueltos” tienen plena confianza en sus creencias y les gusta hablar con otros de ellas sin pelos en la lengua. Para ellos, todo es “blanco o negro”. Son buenos líderes, determinados, decisivos, independientes y no se rinden frente a dificultades.
  2. La mirada del sanguíneo es divertida, relajada, serena, alegre, des­preocupada. el sanguíneo es ágil y ligero de pie, de paso corto y a veces danzante. Son personas amistosas y populares que se llevan bien con todos.
  3. La mirada del melancólico ligeramente triste y preocupada, reflexiva, profunda, cautelosa. El paso del melancólico es lento y torpe; Son individuos cautelosos, analíticos y reflexivos; son tradicionalistas y no toman riesgos.
  4. La del flemático es lánguida e inexpresiva, conservadora, tímida. El flemático camina perezosamente y a sus anchas. Suelen ser fieles y leales, se oponen a cambios radicales, suelen ser muy burgueses.
  1. Identificar la disciplina más efectiva para tu hijo de acuerdo a su temperamento:

La disciplina recomendada para los de temperamento fácil es: ejecutar el mandato, explicando la razón del mismo. Ej. No toques eso porque si se rompe te puedes dar un golpe.
Con cierta regularidad, los niños de temperamentos fáciles ejecutan al primer mandato, con regularidad son obedientes. Suelen ser muy afectivos, por lo que otra manera de disciplinarlos es decirles, estoy enfadad, enojada o triste porque estas tocando eso…

Otra característica es que no son muy pone mano, cuando se le enseña que tocar y que no siguen su patrón. No obstante hay que tener en cuenta que los bebes están siempre descubriendo su entorno, por lo que es nuestra responsabilidad inducirlos de la mejor manera posible.

La disciplina recomendada para los de temperamento difícil es: nin@s/bebes de temperamento difícil suelen ser conflictivos, les gusta llevar la contraria y tener siempre la razón; por lo que se recomienda solicitarle al niño las peticiones de tal manera que sea el/ella quien tome la decisión, inducidos por nosotros, es decir tenemos que ejecutar conjuntamente con ellos. Ej. Por favor deja de tocar eso porque puedes herirte; al mismo tiempo que le quitas el objeto. Esto es recomendado para los bebes, cuando ya son niños, entonces se debe negociar la ejecución, de tal manera que se le premie o se le dé algo a cambio; por el contrario cuando no obedece se le debe de abstener de algo que realmente le guste, por un tiempo determinado dependiendo de su edad. Ej. Si recoges tu habitación te comprare un helado; si no lo haces no te dejare ver televisión.

Nunca se debe enfrentar el niñ@/ bebe en una discusión, debido a que no obedecerán pero además pueden tornarse agresivos.

Es responsabilidad de los padres moldear el temperamento de los hijos.

  1. Disciplinar positivamente: la disciplina positiva es constructiva, eleva el autoestima del niñ@, ayuda a formar sus valores, a hacerlos personas de bien, optimistas.

 

La disciplina positiva evita utilizar la palabra no, más bien explica la razón de la corrección de una manera que el bebe/niñ@ entienda y ejecute sin necesidad de llegar al maltrato verbal o físico. Se resaltan las cualidades positivas de tal manera que el niñ@ evite hacer una mala acción. Ejemplo: un niño tan tranquilo y tan bueno que siempre se porta bien va a ayudar a mami a recoger la habitación. Otro seria: estoy orgullosa de mi hij@ que siempre me ayuda a recoger, etc…

Este tipo de corrección, estimula al niño a hacer siempre lo correcto para no decepcionar a sus padres.

  1. Disciplina basada en la adquirida de nuestros padres: existen dos escenarios respecto a este tema, cuando tenemos buenos recuerdos y resultados del tipo de disciplina que utilizaron con nosotros usaremos la misma o una similar para educar los nuestros. Si por el contrario tenemos malos recuerdos y experiencias de la forma en que nos disciplinaron a nosotros, utilizaremos la opuesta para educar nuestros hij@.

 

  1. Disciplina inmediata a la acción: los padres tenemos la idea errada de que debemos corregir inmediatamente una mala acción o comportamiento, Sin embargo, muchas veces si el comportamiento no es tan serio, podemos posponer la disciplina, sobre todo cuando estamos fuera de casa, ya que las correcciones frente a las demás personas, hacen que el niño se apene, y en vez de conseguir lo que esperamos podría pasar lo contrario.

Por otro lado, alejarse a repensar la corrección, evita maltratos físicos o verbales, cuando se está muy molesto. Es preferible repensar la situación y encontrar el castigo idóneo para niñ@. Esto hace además que el hijo vea que sus padres busca opciones disciplinarias favorables para ellos, lo que se traduce en que te pre4ocupas por el quieres lo mejor porque lo amas.

  1. Cuando mi disciplina no está funcionando: si tu enfoque disciplinario no está funcionando entonces debes reevaluarlo, de tal manera que si es necesario cambiarlo debe hacerse a la mayor brevedad posible. Muchas veces nuestro enfoque no funciona, porque llegamos agotados de los afanes del día y queremos pagar con los hijos la pesadeces de la calle; cuando los niñ@s se tornan muy rebeldes y agresivos es necesario buscar ayuda profesional; cuando los hijos no nos escuchan entonces tenemos que buscar algo que ellos les guste para negociar su comportamiento.

 

  1. Disciplina basada en relaciones: para este tipo de disciplina es necesario un conocimiento de los padres de las diferentes etapas en el desarrollo de sus hijos y en base de este establecer la disciplina para que esta sea efectiva. Otro aspecto que debemos tener en cuenta es que la disciplina efectiva busca que el padre demuestre amor a sus hijos y estos a su vez se verán incentivados a agradar a sus padres para que estos les elogien, les den cariños, regalos, etc. Esto conlleva a desarrollar una relación positiva frente a los hijos, lo que luego se traduce en respeto, amor y confianza por parte de ellos.
  1. Para conseguir que los hijos sean disciplinados: la disciplina es la manera de educar y enseñar el comportamiento socialmente aceptable. Para conseguir una disciplina efectiva debemos crear las pautas de comportamiento que esperamos de nuestros hijos, hacer que estos las entiendan y la ejecuten aun no estén frente a nosotros, es decir que tengan autodisciplina. Debemos establecer las metas claras para la educación de nuestros hijos, de esta manera lograrlas será más fácil. Si nuestros hijos no saben que esperamos de ellos entonces será más difícil llegar a la meta.

 

Dar mandatos claros, como por ejemplo: un niñ@ bueno siempre recoge sus juguetes cuando termina de jugar; Recoger tu habitación hace que mami se sienta orgullosa de ti. Etc.

La disciplina debe ser constante y coherente, aun estemos cansados, agotados, etc y precisa de paciencia, amor y dedicación. Además cuando se va a modificar la misma se le debe explicar que es una excepción, ej. Siempre te acuestas a las 9:00 PM pero como tienes de visita tus primos, por hoy lo haremos más tarde, o como es navidad hoy nos acostaremos mas tarde.

Debemos enseñarles a nuestros hijos que sus malas acciones tiene consecuencias, bien sean naturales o provocadas. Con esta conciencia se busca que los hijos sean más cautelosos a la hora de hacer una mala acción. Si le hemos advertido un castigo, debemos ejecutarlo para que ellos entienda la consecuencia de su actuación.
Fuente consultada www.bradleyhospital.org