Bookmark and Share
Martes, Octubre 24, 2017
   
Text Size

Finanzas en el hogar

Manejo Eficiente de las deudas

Un buen manejo de las deudas permite a su endeudado obtener y lograr metas que sin estas se dificultaría. Es por esto que no podemos afirmar que las deudas son malas o buenas, sino el objetivo de las mismas. Por ejemplo, endeudarse para pago de tarjetas, compra de ropa, accesorios, entre otros, no hace mucho sentido ya que lo único que obtenemos de esto es pérdida. Sin embargo, al endeudarnos para adquirir un bien o inmueble, como capital de trabajo para un negocio, estamos obteniendo el beneficio de la plusvalía y garantizando nuestra inversión.

La interrogante de que si debo o no endeudarme debe ser re-formulada por “¿Qué nivel de endeudamiento yo puedo pagar?”.

El nivel de endeudamiento sano se mide en función al 30% de los ingresos percibidos. Esto es, las cuotas mensuales de sus deudas no deben sobrepasar el 30% de sus ingresos ya que, el otro 70% está destinado a cubrir sus necesidades primarias: comida, medicamentos, gastos del hogar, entre otros.

Tips para el manejo eficiente de las deudas:

  • Al endeudarse adquiera la conciencia del compromiso que usted está obteniendo; sabiendo que debe honrarlo hasta el final.
  • Evite endeudarse para cubrir pasivos (otras deudas) solo provocara que usted pague más intereses de los previstos.
  • Adquiera activos con sus deudas, los cuales aumenta su capital.
  • Haga un plan de pago que se adapte a usted mismo y sígalo al pie de la letra, en él ponga el tiempo específico en el que usted desea cancelarlas por completo. Dentro del mismo usted puede estipular abonos de capital no programados en los periodos donde sus ingresos aumentan como en tiempos de regalía o bonificaciones.
  • Evite cualquier gasto innecesario y aproveche para amortizar su deuda.
  • Si está muy agobiado con sus deudas realice una negociación donde le permitan consolidar las mismas con una sola cuota que usted pueda pagar con mayor facilidad.
  • Si no sabe por dónde empezar para negociar sus deudas, pida asesoramiento financiero en la entidad deudora, la cual de manera gratuita le ayudará al respecto.
  • Refinanciar sus deudas le permitirá obtener cuotas mensuales más bajas y cómodas de pagar.
  • Evite financiar las tarjetas de crédito, ya que estas poseen una tasa de interés más elevada que los préstamos comerciales.

De manera general sea responsable al adquirir sus deudas y honrarlas; la intención de cubrir sus deudas es primordial para mantener un historial crediticio satisfactorio y así podrá optar por financiamientos futuros si los necesitase.

Las Deudas

El alto nivel de endeudamiento resulta ser uno de los mayores problemas que aquejan a las parejas hoy en día. Sin embargo, con una buena organización y mucha “comunicación” las mismas pueden reducirse e incluso cancelarse. Antes de continuar, es necesario clasificar las deudas según su tipo y plazos en deudas fijas y variables.

 

A.     Deudas fijas: estas son las hipotecas, préstamos para vehículos, préstamos para remodelación, etc. Estos préstamos tienen la ventaja de que poseen tasas de interés más atractivas y al ser a largo plazo sus cuotas mensuales son más bajas.

B.     Deudas variables: tales como tarjetas de crédito, préstamos informales, etc. Por el contrario de las deudas fijas las variables poseen tasas de intereses más altas y cuotas más elevadas.

Para el buen manejo de las deudas es preciso conocerlas más a fondo para determinar de forma consciente cuál sería la más beneficiosa para tu situación actual.

Prestamos Hipotecario: son financiamientos a largos plazos que posibilitan la adquisición de un inmueble,  ser pagadera mediante cuotas mensuales y consecutivas de capital e interés a un periodo determinado de tiempo, que puede llegar a 20 años (240 cuotas). Estos préstamos se toman con la garantía del mismo inmueble y el seguro de propiedad del mismo, por lo que la tasa de interés es más baja que los demás préstamos, ya que a menor riesgo, menor tasa y viceversa.

Prestamos con garantía Hipotecaria: son préstamos personales destinados a remodelación de la vivienda, consumo, consolidación de deudas, entre otros. Al igual que el préstamo hipotecario la garantía es el inmueble, con la diferencia de que la tasa de interés es un poco más alta y el plazo máximo es hasta 10 años (120 cuotas).

Préstamos Personales: son financiamiento de corto y mediano plazo, que pueden ser utilizados como: capital de trabajo, cubrir gastos de vacaciones, colegio de los niños, recoger deudas de tarjeta de créditos etc. La garantía ofrecida para este tipo de financiamientos son diversas: desde un bien inmueble, vehículos, garante, entre otros.

Finanzas en el hogar

La situación económica que nos aqueja a nivel mundial debe llevarnos a reflexionar seriamente sobre la manera en que estamos manejando nuestras finanzas. El hecho de estar gastando más de lo que ganamos hace que nuestro nivel de stress y ansiedad aumente, nos ponemos de mal humor  y esto trae como consecuencia problemas con la pareja y con los hijos.


En esta sección, no pretendo darte una varita mágica para que resuelvas tus problemas, sino  darte algunas pautas que  permitan organizarte financieramente y administrar tus recursos de manera eficiente.

¿Cómo estirar el salario hasta el fin de mes?

Lo primero que debemos hacer para estirar nuestros ingresos hasta el final de mes es organizarnos a nivel financiero y para esto debemos:

1.      Comunicarnos con nuestra pareja y dilucidar juntos las necesidades del hogar y personales de cada uno.

2.      Listar las necesidades reales del hogar y priorizarlas en orden de importancia.

3.      Establecer el presupuesto del hogar ajustándolo a los ingresos percibidos. En todos los hogares existen gastos fijos (agua, luz, teléfono, cable, colegio de los niños, alimentación, hipotecas, gasolina, mantenimientos, etc.) y variables (diversión, ropa, calzados, imprevistos como medicamentos, etc.)

4.      Juntar los ingresos de ambos y luego decidir cómo se repartirá. Esto es administrar sus egresos en la base de sus ingresos reales. No podemos gastar más de lo que ganamos. Si este es tu caso, te invito a reflexionar seriamente y hacer los ajustes necesarios para disminuir al mínimo la brecha entre lo que gastas y lo que ganas.

5.      Establecer una meta de Ahorro monetario, lo que nos pueda ayudar después con los gastos de vacaciones, gastos escolares, cumpleaños de los niños, etc.

6.      Crear una cultura de ahorro en el hogar a nivel general. Para ello es necesario juntarnos en familia y explicarles a nuestros hijos sobre la situación de crisis mundial y como esto pudiera afectarles si no se organizan para los fines. Ahorrando agua, luz, comida, evitando despilfarros y derroches, es una buena manera de empezar.

7.      Buscar maneras alternativas de crear ingresos adicionales y residuales. Ya sea buscando un trabajo mejor remunerado o haciendo otro tipo de actividad que te ayude a aumentar tus ingresos. Una opción podría ser el mercadeo en redes.

8.      Evitar salidas innecesarias como a restaurantes, bares, cines, etc.; que nos traerá como consecuencia aumento de nuestros gastos variables. Una opción sería recrearse dentro del hogar, visitar familiares, amigos o parques.

9.      Llevar control de los gastos y determinar cuáles son los más elevados, luego analizar la posibilidad de disminuir los mismos, en los casos que se pueda.

10.  Hacer un menú de las comidas y meriendas de la semana, esto te ayuda a balancear tus alimentos y al mismo tiempo comprar solo lo necesario, evitando así comprar cosas demás que luego suelen dañarse.

11.  Para los padres con hijos adolescentes es recomendable darle una cantidad específica de dinero, bien sea mensual o quincenal (según sus ingresos) y enseñarlos a administrarlo para meriendas, salidas, salón de belleza, cortes, etc. En este punto, es importante explicarles que si se le acaba el dinero no tendrán para desenvolverse hasta recibir nuevamente su mesada. Esto les ayudará a crear conciencia de sus gastos, además de organizarse y no derrochar el dinero que se les da. En el caso de que se pueda y sea necesario adelantarle algo del mes siguiente, hacerlo a sabiendas de que tendrá que realizar los ajustes necesarios para no volver a gastar más de lo que se le pueda dar.

12.  Planificar con tiempo viajes y vacaciones. Esto te ayudará a conseguir ofertas; reservando con dos o tres meses de anticipación te podrás conseguir pasajes más baratos. Al mismo tiempo es recomendable sacar una cuota mensual de los ingresos para estos fines.

 En conclusión, debemos organizarnos para cubrir nuestras necesidades básicas y si a fin de mes nos sobra algo, entonces, ahorrar una parte y con la otra parte usarla para recreación y diversión.  Debemos entender que gastar mucho no es sinónimo de felicidad, sobre todo cuando no ingresamos mucho. Ajústese, y verá que su vida será más tranquila y con menos preocupaciones.